La Oferta

July 13, 2024

Investigan caso de joven afroamericano baleado al equivocarse de domicilio

Archivo. EFE/EPA/JUSTIN LANE

Washington, 17 abr (EFE).- La policía de Kansas City (Misuri) investiga las circunstancias en las que un adolescente afroamericano recibió heridas de bala en la cabeza y el brazo por parte de un hombre blanco cuando fue a recoger a sus hermanos menores y se equivocó de domicilio.

Ralph Yarl, de 16 años, fue baleado por el dueño de la residencia el jueves pasado en un incidente que ha generado protestas callejeras después de que este quedara en libertad.

Yarl se encontraba el domingo en condición estable en un hospital.

“A pesar de la gravedad de sus heridas y la seriedad de su condición, Ralph está vivo y se recupera”, dijeron en un comunicado los abogados S. Lee Merrit y Benjamin Crump, contratados por la familia del adolescente.

Según dijo Crump en un mensaje Twitter, Yarl fue a buscar a sus hermanos más jóvenes y llamó a la puerta en una casa equivocada cuando el residente, que no ha sido identificado públicamente, disparó con un arma de fuego.

El dueño de la casa estuvo detenido durante 24 horas, lo máximo para un sospechoso de crimen hasta que se presenten los cargos, y después fue dejado en libertad mientras la policía busca más evidencias forenses.

Misuri es uno de los estados del país con una polémica ley de “defensa de su espacio”, la cual permite a aquellos que se sienten amenazados defender su vida o propiedad sin retroceder.

Los abogados de la familia criticaron la liberación del sospechoso que, según ellos, es un hombre blanco.

La jefa de la Policía, Stacey Graves, dijo que se incautó un arma como parte de las evidencias, y añadió que sus detectives “trabajan de la manera más expedita y cuidadosa posible” para dar un fundamente sólido a un eventual procesamiento.

Durante una protesta callejera el domingo Faith Spoonmore, tía de Yarl, dijo que su sobrino estaba vivo y recuperándose.

El alcalde Kansas City, Quinton Lucas, dijo en una conferencia de prensa, que las autoridades “harán todo lo posible y más que nada para asegurar a todos que aquí, en Kansas City, puede obtenerse justicia”.