La Oferta

July 18, 2024

El Congreso de Florida sirve en bandeja a DeSantis su plataforma electoral

Fotografía de archivo fechada el 1 de abril de 2023 donde aparece el gobernador de Florida, Ron DeSantis, mientras habla durante un evento organizado por el grupo “And To The Republic” en el Museo de la Aviación en Garden City, Nueva York (EE.UU.). EFE/Justin Lane

Miami, 3 may (EFE).- El Congreso floridano ha servido en bandeja al gobernador Ron DeSantis un paquete de leyes que hacen de Florida un estado ultraconservador y pueden convencer de que es el candidato ideal a quienes anhelan unos Estados Unidos del mismo tenor.

Previsiblemente este viernes terminará el actual periodo de sesiones del Congreso estatal, el primero desde que en noviembre de 2022 DeSantis fue reelegido y los republicanos ampliaron su dominio en las dos cámaras, las cuales en los últimos dos meses han trabajado arduamente para sacar adelante la agenda del gobernador.

“No han visto nada todavía”, fue la frase con la que el 7 de marzo pasado un DeSantis con la mirada puesta en la Casa Blanca abrió el periodo legislativo en Tallahassee, la capital de Florida.

Básicamente, las leyes ya aprobadas y por aprobar en estos días significan un acusado giro a la derecha y son restrictivas salvo en materia de posesión y porte de armas y de castigos a criminales.

CON LA VISTA PUESTA EN 2024

Con su sonada victoria el año pasado, DeSantis, que cuando fue elegido gobernador en 2018 era casi un desconocido en política, alcanzó talla de figura conservadora a nivel nacional y enseguida empezó el runrún de que tenía aspiraciones presidenciales.

Hasta ahora no ha hecho públicas sus intenciones, aunque hay infinidad de señales de que lo tiene decidido, entre otras una ley aún por firmar que establece que no necesita renunciar a la gobernación para ser candidato a la nominación presidencial.

El expresidente Donald Trump, que está en campaña para volver a la Casa Blanca, en medio de varios procesos judiciales, ha criticado duramente esa propuesta, como todo lo que hace su antiguo ahijado político, a pesar de que, según las encuestas, por ahora no parecen hacerle sombra ni DeSantis ni ninguno otro republicano.

Fotografía de archivo fechada el 21 de febrero de 2018 donde aparecen unas personas mientras espera en la entrada interior del Capitolio del estado de Florida, en Talahassee (EE.UU.). EFE/Colin Abbey

Diversas fuentes han venido diciendo que el gobernador anunciará su candidatura cuando el legislativo termine de derechizar el marco legal de Florida, una tarea en la que no ha tenido prácticamente obstáculos, pues los demócratas, dada su reducida representación, a lo más que podían aspirar era a plantear enmiendas.

Fuera del Congreso sí se han peleado, sobre todo en la justicia, las iniciativas que, según DeSantis, hacen de Florida el “estado de la libertad”.

DeSantis ya firmó la ley que prohíbe el aborto a partir de las seis semanas de embarazo, que, en la práctica, vuelve casi imposible acceder a este servicio, según sus detractores.

DERECHIZANDO EL MARCO LEGAL

Para el final del periodo de sesiones ha quedado una conflictiva ley de inmigración que castiga a quienes contraten o incluso transporten personas sin permiso legal para residir en el país, aumenta el precio de las matrículas universitarias de los indocumentados y obliga a los centros médicos a preguntar a los pacientes por su estatus migratorio.

“Este paquete legislativo draconiano exacerbará severamente la aguda escasez de mano de obra en Florida. Perjudicará a nuestros negocios y, como resultado, perjudicará a los consumidores en todo el estado”, dijo a EFE Samuel Vilchez Santiago, director en Florida de la American Business Immigration Coalition (ABIC).

Según Vilchez, por cada 100 puestos vacantes en Florida solo hay 70 candidatos.

Salieron adelante también leyes como la que permite portar armas sin un permiso, la que elimina el requisito de veredicto unánime del jurado para recomendar la pena de muerte y la que prohíbe que los niños acudan a espectáculos de “drag queens”.

Pendientes de firma están las normas que criminalizan las terapias de afirmación de género y el uso de bloqueadores de hormonas.

En esa línea, semanas atrás el Departamento de Educación estatal aprobó extender a la educación secundaria la polémica ley conocida como “No digas gay”, que prohíbe a los maestros abordar la identidad de género y la orientación sexual.

La cuestionada ley dio pie a un pulso entre DeSantis y Disney que sigue escalando y ha llegado ya a los tribunales.

Tanto la comunidad afroamericana de Florida como la LGTBQ+ se han sentido especialmente atacadas por la “guerra cultural” de DeSantis.

El baloncestista retirado Dwyane Wade, padre de la modelo transgénero de 15 años Zaya Wade, dijo hace solo unos días en una entrevista que decidió en 2019 radicarse en California porque su familia “no sería aceptada ni viviría cómoda” en Florida, donde él pasó 16 años jugando con los Heat de Miami.

Ana Castro