La Oferta

March 1, 2024

Niños migrantes cuentan sus miedos y esperanzas a través de “Colchas de Bienvenida”

Gale Hall, directora del proyecto de las colchas con dibujos hechos por niños migrantes que han cruzado la frontera buscando asilo en Estados Unidos, posa para EFE el jueves 25 de mayo durante la exhibición “Colchas de Bienvenida: Migración, Arte y Esperanza”, en el Museo de la Sociedad Histórica de Arizona en Tucson. EFE/María León

Tucson (AZ), 30 may (EFE).- Colchas con dibujos hechos por niños migrantes que han cruzado la frontera buscando asilo en Estados Unidos muestran el miedo, la incertidumbre y los peligros, y también las esperanzas, que han experimentado en sus cortas vidas huyendo de sus países.

Las colchas forman parte de la exhibición “Colchas de Bienvenida: Migración, Arte y Esperanza”, que se encuentra en el Museo de la Sociedad Histórica de Arizona en Tucson.

Algunos diseños muestran paisajes como montañas, ríos y lagos, plasmando los lugares que dejaron atrás los niños en países como Guatemala, El Salvador y México. Los más pequeños, algunos de apenas dos años, solo pudieron hacer garabatos de colores. Pero aunque sean sencillos, cada dibujo expresa un poderoso mensaje.

“A través de sus dibujos los niños migrantes han podido contarnos el trauma que han experimentado al dejar sus pueblos, algunos por la violencia, otros por la pobreza”, dijo a EFE Gale Hall, directora del proyecto.

En 2019 una ola de familias migrantes provenientes principalmente de países centroamericanos comenzaron a cruzar la frontera en cifras nunca antes registradas. Las familias que cruzaron por el desierto de Arizona fueron enviadas al albergue de Casa Alitas en Tucson, el cual entonces se encontraba dentro de un monasterio.

Dentro del albergue, los niños contaban con un amplio salón de arte, donde comenzaron a hacer dibujos para pasar el tiempo mientras reanudaban su viaje.

Al principio Hall y otras voluntarias comenzaron cosiendo pequeñas mantas individuales para dar la bienvenida a los niños y que estos pudieran llevarlas en los camiones o aviones que tendrían que tomar para llegar a su destino final. Sin embargo, a Hall le surgió la idea de dar trozos de tela blanca a los niños en el albergue para que pudieran expresarse a través de dibujos.

Detalle de una de las colchas con dibujos hechos por niños migrantes que han cruzado la frontera buscando asilo en Estados Unidos desplegada el jueves 25 de mayo durante la exhibición “Colchas de Bienvenida: Migración, Arte y Esperanza”, en el Museo de la Sociedad Histórica de Arizona en Tucson. EFE/María León

La edad de los niños migrantes que hicieron los dibujos oscila entre 2 y 15 años.

“Queríamos que sus voces fueran escuchadas, especialmente ante los mensajes negativos, algunas veces basados en odio y miedo de algunos grupos hacia los inmigrantes”, dijo.

Los voluntarios junto con Hall se dieron a la tarea de coser los dibujos y formar las colchas, cada una mostrando 12 diferentes dibujos y relatando una historia. Una de ella lleva el nombre de “Colores de la Esperanza”, que muestra los diferentes caminos y lugares que deben cruzar los niños migrantes antes de llegar a la frontera entre México y Estados Unidos.

“Los colores representan el color de la naturaleza. Uno solo puede imaginar qué estaba pensando este niño al dibujar un arcoíris, mientras que otra niña dibujó un pastel ya que celebró su cumpleaños mientras se encontraba en el albergue”, dijo Hall.

Otros dibujos muestran la cara más dura de la migración: lo que parece ser un hombre disparándole a otro mientras un grupo huye y a lo lejos se ve lo que parece ser el muro fronterizo resguardado por una patrulla.

Una segunda parte de la exhibición muestra otro proyecto que llevó el nombre “La migración a través de los ojos de los niños”, la cual muestra la respuesta de menores estadounidenses a la odisea de los migrantes Los dibujos hechos por los niños migrantes fueron trasladados y exhibidos en la ciudad de Patagonia en Arizona, donde a menores de esa comunidad se les pidió dibujar lo que ellos llevarían consigo o qué extrañarían más si tuvieran que dejar su hogar, y que dirían a los niños migrantes.

“La respuesta fue extraordinaria. Muchos niños (estadounidenses) en Patagonia se comenzaron a identificar inmediatamente con los dibujos de los niños migrantes”, dijo Hall.

Vista de algunas de las colchas con dibujos hechos por niños migrantes que han cruzado la frontera buscando asilo en Estados Unidos desplegadas el jueves 25 de mayo durante la exhibición “Colchas de Bienvenida: Migración, Arte y Esperanza”, en el Museo de la Sociedad Histórica de Arizona en Tucson. EFE/María León

Los dibujos de los menores en Patagonia incluyen palabras de bienvenida para los migrantes, como uno que dice “Bienvenidos al país de la pizza”.

Estos dibujos fueron utilizados para hacer otra serie de colchas que se encuentran al lado opuesto de las hechas por los niños migrantes, de forma que los visitantes pueden ver las conexiones que hay entre los niños sin importar su lugar de procedencia.

“El tema migratorio es muy importante. Mucha gente al ver estos dibujos se da cuenta de que las familias que están llegando a la frontera no son nada parecido a lo que describe la retórica antiinmigrante que escuchan en algunos medios de comunicación”, sostuvo Hall.

Por su parte, Vanessa Fajardo, supervisora de la exhibición y representante del Museo de la Sociedad Histórica de Arizona, dijo a EFE que para el museo es de gran importancia tener esta exhibición debido a la relevancia del tema migratorio.

“Vemos que este tema no va a ser resuelto rápidamente, debido a la historia de la migración. Esta exhibición muestra un aspecto diferente a través de los ojos más inocentes, los de los niños”, dijo Fajardo.

Como una tercera parte de la exhibición, el museo colocó dos pizarrones con tarjetas de colores donde los visitantes pueden escribir mensajes de apoyo a los niños migrantes y manifestar sus propias experiencias y su opinión sobre el tema migratorio y lo que se puede hacer como comunidad para ayudar a los migrantes que ya están aquí.

“Creemos que mucha gente debe ver esta exhibición. Nos muestra cómo cosas tan sencillas como decirle ‘Hola’ a una persona que recién llega a este país puede comenzar a hacer la diferencia y darnos cuenta de que no somos tan diferentes sin importar en qué país nacimos”, apuntó la supervisora.

La exhibición, que comenzó este mes, podrá ser visitada hasta junio de 2024.