La Oferta

February 24, 2024

Descubren lo que puede ser el “principio del fin” del “bronceado letal” de las palmeras

Fotografía del miércoles 18 de enero de 2017 cedida por el Instituto de Ciencias Alimentarias y Agrícolas de la Universidad de Florida (UF IFAS) donde aparece el científico de este instituto, Brian Bahder, mientras recolecta muestras del insecto conocido como el saltahojas de la palma, hapalaxius crudus, en el Centro de Investigación y Educación de Fort Lauderdale, Florida. EFE/Tyler Jones/UF IFAS

Miami, 10 jun (EFE).- Un grupo de científicos de la Universidad de Florida (UF) ha identificado un compuesto químico presente en las palmeras afectadas por el llamado “bronceado letal” que puede ser clave para erradicar una enfermedad que afecta a más de 20 especies de esos árboles en el sur de Estados Unidos y el Caribe.

El bronceado letal (LB, por sus siglas en inglés). una enfermedad bacteriana, es causante de “decenas de millones de dólares” de pérdidas a viveros y empresas de paisajismo solo en Florida, como señala el Instituto de Ciencias Alimentarias y Agrícolas (IFAS, en inglés) de la UF.

El científico de este instituto Brian Bahder ha encabezado una investigación que ha dado con un compuesto químico clave asociado a las palmeras infectadas con LB que alerta a las palmeras cercanas del peligro. Se trara de un compuesto que “tiene propiedades antimicrobianas en otros sistemas”, como señaló a EFE.

“Estos hallazgos básicamente demostraron que las palmeras infectadas con LB envían una señal que hace que las palmeras cercanas generen un compuesto químico que puede proteger a la planta sana de la infección”, ahondó el científico.

“Este hallazgo posiblemente simboliza el principio del fin”, agregó.

El experto manifestó que el descubrimiento puede dar paso a métodos de control de la enfermedad basados en las propias defensas naturales de las plantas y eliminaría así costosos tratamientos con antibióticos, como el que está basado en la oxitetraciclina, que se aplica cada tres meses a las plantas cercanas a una enferma.

Como destaca IFAS/UF, en la actualidad cuando una palmera está infectada con LB solo queda la opción de eliminarla para así evitar la propagación de la enfermedad.

Las conclusiones de este estudio que ya ha sido publicado en la revista científica MDPI Plants tienen el potencial de aplicarse en la defensa contra una variedad de infecciones diferentes en las palmeras y, posiblemente, contra las enfermedades en otras plantas.

“Estos compuestos no son exclusivos de la infección por LB. Son omnipresentes en las plantas y se utilizan para disuadir a los insectos, atraer insectos beneficiosos, combatir infecciones y comunicar a otras plantas que existe un problema”, explicó el experto.

Fotografía cedida por Brian Bahder, científico del Instituto de Ciencias Alimentarias y Agrícolas de la Universidad de Florida (UF IFAS) donde se muestra al saltahojas de la palma, hapalaxius crudus, insecto que transmite la enfermedad del “bronceado letal” originaria de Jamaica. EFE/Brian Bahder/UF IFAS

PRIMER CASO DE LB EN FLORIDA SE DETECTÓ EN 2006

El primer caso de LB en Florida fue identificado en Tampa, en la costa oeste del estado, en 2006. El insecto vector fue la chicharrita Haplaxius crudus, tal como lo descubrieron los científicos en 2021.

“No estamos seguros de su procedencia, pero LB se ha documentado originalmente desde Texas hasta la península de Yucatán en México y es probable que esta sea la región de origen” del insecto que trajo el patógeno a Florida, señaló el científico.

En Florida hay doce especies nativas de palmeras, pero además crecen en su territorio otras 38 especies de este árbol que es visto como un símbolo del llamado “estado de sol”, como sus playas y los flamencos rosas, onmipresente en los carteles turísticos.

Bahder explica que las millonarias pérdidas generadas desde entonces se deben a “los costos asociados con la remoción, el reemplazo, el tratamiento y las pruebas para detectar la enfermedad en las palmeras”.

“Hasta el momento, decenas de miles de palmeras han muerto a causa de la infección”, aseveró.

Tras sus descubrimientos, el científico espera concretar más fondos que le permitan ampliar sus investigaciones y de esta forma dar con tratamientos alternativos.

“¿Podemos exponer grandes grupos de palmeras al compuesto que producen las plantas infectadas y engañarlas para que produzcan este tipo de compuesto defensivo y aumentar su resistencia natural?”, se preguntó el experto sobre uno de los principales aspectos a investigar en el futuro.

El otro punto clave es si el “compuesto defensivo” de las palmeras amenazadas puede servir como un remedio para sus pares infectadas.

“Al encontrar este compuesto natural y basados en sus características físicas y químicas, nos sentimos optimistas que este compuesto podría constituirse en el futuro como la posible cura para la infección”, aseveró el científico.