La Oferta

March 1, 2024

Espacio Poético

Por: Sonia M Martin

 

Cucú, Cantaba la Rana

 

 Cucú, cantaba la rana,

cucú debajo del agua.

La luna para mirarse

busca espejitos de plata.

 

Cucú pasó un caballero,

cucú con capa y sombrero.

– ¿Que quiere el hombre nocturno?

-Quiero un caballo de fuego.

 

 Cucú pasó la señora,

cucú, con traje de cola.

Va por rocío y silencio

 a ver al Papa de Roma.

 

Cucú, pasó el alguacil,

cucú con llave y candil

 El duende de los viajeros

abre un camino sin fin.

 

Cucú, pasó una monjita,

Cucú con su medallita.

En un bosque de campanas

están rezando la misa.

 

Cucú pasó el atorrante,

cucú con viejas sandalias.

– ¡Ninguno duerme esta noche!

Cantaba la rana en el agua.

 

 

 

La Casa de Vidrio

y

La inolvidable Claudia Lars

 

Mi madre llegó a casa un día y llevaba un regalo para mí, La Casa de Vidrio, un libro de poemas de Claudia Lars. En esa época yo tendría entre seis y siete años. Recién había aprendido a leer y para mí se había abierto un mundo de ensueños y maravillas que aún sigue vigente frente a un libro. Claudia Lars fue la primera poeta que se presentó con su poemario impreso y sus versos pletóricos de hadas, gnomos y seres que conocían los secretos de la tierra y mucho más.   Con estos y otros versos infantiles creados por la poeta, jamás pude olvidarla. Como escritora Claudia Lars ha influido mucho en mi obra literaria y en cuanto a mi poesía infantil, esta poeta salvadoreña siempre estuvo presente con ese estilo que desde mi niñez me hizo soñar. Hoy, al escribir sobre ella, vuelvo a caer en el embeleso de sus dulces y mágicos versos sobre la infancia y a reflexionar sobre su obra poética de adulta.

La Casa de Vidrio se publicó en 1942 en la Editorial Zig Zag, Chile.

Gabriela Mistral y Lars se escribieron durante muchos años y se supone que eran amigas, aunque no se sabe si alguna vez se conocieron en persona. Se cree que gracias a esta relación entre ambas poetas es que se publica La Casa de Vidrio en Chile.

 

 

A Gabriela Mistral

 

Una rosa de angustias -mar y viento-

y la estrella que gime en tierra oscura;

una secreta herida de ternura

y el camino interior del pensamiento.

Tu nombre fijo, tu divino intento,

la suelta voz que llega, larga y pura;

este compás de sangre, que asegura

tus cantos recogidos en mi acento.

 Dulce don invisible para el día

de la flor y la erguida melodía,

con pájaro leve y la campana.

Lo diste sin saber, pero se advierte

que te sigue imantando hasta la muerte,

el paso fiel de tu pequeña hermana.

 

 

 

Estaba la Pájara Pinta

 

Estaba la pájara pinta

sentada en el verde limón;

está la campanula blanca

mirando la cara del sol.

La nube recoge en su juego

soldados, castillo y dragón;

el agua, en su cauce de berros,

tres lirios y un pez de color.

De anís las cabriolas del aire,

de plumas su vivo listón;

les digo que el aire del mundo

jamás fue tan buen bailador.

Me da la calandria su pico,

su rama me ofrece el gorrión,

en lunes tan nuevo y tan fino

¿de qué serviría el reloj?

Abejas con sueños de azúcar

ya buscan un campo de olor;

hormigas de rudas faenas

ya salen de cada terrón.

Carmiña y Carmela en sus risas,

que es risa de siempre-las-dos,

Carmiña y Carmela, en un canto,

alzado de su corazón.

Invierno nos habla, sin lluvias,

por mil semillitas de amor,

 verano se ha puesto en las hojas

a ser más alegre que yo.

La oveja descubre retoños

que casi le piden perdón;

la oveja ha olvidado su casa,

la casa del joven pastor.

Oíd la campana que dice:

¡no habrá esta mañana lección!

Oíd a la pájara pinta

Cantando en el verde limón.

Poema del libro Escuela de Pájaros

 

 

 

Breve biografía de Claudia Lars

 

Margarita del Carmen Brannon Vega, es el nombre de nacimiento de Claudia Lars. Nació en Armenia, San Salvador, el 20 de diciembre de 1899 y murió el 22 de julio de 1974 en San Salvador, El Salvador.

Sus padres fueron el ingeniero estadounidense de origen irlandés Peter Patrick Brannon y la salvadoreña Manuela Vega Zelayandía.

“Entre el volcán y el mar nació la niña de este libro: el volcán de sus abuelos morenos; el mar de sus abuelos blancos. Nacer y crecer en una costa tan aromada y dulce, entre yerbas, frutos y pájaros de mil colores, es desde la cuna maravillosos dones de belleza. En el valle natal mi corazón se fue abriendo como una flor gozosa, y su raíz de sangre y arrobamiento se anudó, con fuerza oculta y permanente, al seno acogedor de la madre tierra.”

— Claudia Lars, Tierra de infancia.

En Tierra de Infancia podemos leer la autobiografía de la escritora y deleitarnos con su pluma en prosa.

Lars fue una gran escritora y poeta y nos ha dejado un caudal poético largo de publicar en nuestra columna dedicada a la poesía. En este espacio solamente hemos querido destacar una parte de los libros que Claudia Lars dedicó a los niños y desde la perspectiva de la infancia en sí. Sus versos nos recuerdan de alguna manera a Juan Ramon Jiménez y tienen también un aire de la poesía de Amado Nervo.

Claudia Lars es una de nuestras más importantes poetas de Latinoamérica. Leer su obra siempre ha sido para mí entrar en la Casa de Vidrio o ir a la Escuela de Pájaros y pasearme por su Tierra de Infancia y volver a ser la niña de seis años a la que mi madre le regaló su primer poemario…mi Casa de Vidrio.

 

Bibliografía consultada:

Lars, Claudia. Poesía Completa. Vol.1. San Salvador: CONCULTURA. 1999.

Lars, Claudia. Poesía Completa. Vol.2. San Salvador: CONCULTURA. 1999.

 

Sonia M Martin es periodista, escritora y poeta. Es asimismo profesora de literatura, sociología del teatro Latinoamericano, así como profesora de historia del arte e historia del traje. Ha publicado varios libros y tiene premios literarios en Latinoamérica y en Estados Unidos.

Madre de tres hijos y abuela de seis nietos. Cuida una colonia de gatos salvajes y tiene en su casa varios gatos y gatas. Practica Yoga, Tai Chi, Fitness y Danzas Orientales; se inició en las Danzas Orientales a los 75 años y al día de hoy, Sonia tiene unos saludables y energéticos 86 años.

Adora los felinos y es protectora de la fauna y del Planeta Tierra. Baila en diversos festivales de Danzas Orientales y baila en donde la inviten a bailar. Su pasión es leer, escribir, bailar, tejer, cocinar, cuidar sus gatos y tener muchos amigos. Adora las redes sociales y el WA.