La Oferta

March 3, 2024

México espera temperaturas máximas superiores a 45 grados Celsius en siete estados

Fotografía de archivo de una mujer que se refresca en una fuente el 14 de junio de 2023, en la Alameda Central la Ciudad de México (México). EFE/ Mario Guzmán

Ciudad de México, 21 jun (EFE).- México espera el jueves temperaturas máximas superiores a 45 grados Celsius en los estados de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz, informó este miércoles el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

En un comunicado, el SMN explicó que “una circulación anticiclónica en niveles medios de la atmósfera mantendrá la tercera onda de calor”, con las citadas temperaturas máximas.

Además, dijo que se prevén temperaturas máximas de 40 a 45 grados en los estados de Baja California Sur, Chihuahua, Colima, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos Nayarit, Puebla, Sinaloa y Yucatán.

Y de 35 a 40 grados Celsius en Aguascalientes, Baja California, Campeche Chiapas, en el suroeste del Estado de México, Guanajuato, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo y Zacatecas, así como de 30 a 35 grados Celsius en la Ciudad de México y Tlaxcala.

“Ante la persistencia de la onda de calor, se recomienda a la población tomar medidas preventivas como evitar la exposición prolongada a la radiación solar, hidratarse adecuadamente, poner especial atención a enfermos crónicos, niños y adultos mayores, así como atender las indicaciones del sector Salud y de Protección Civil”, señaló la institución.

Por otra parte, el SMN pronosticó, para la madrugada del jueves, lluvias puntuales intensas (de 75 a 150 milímetros (mm)) en Chiapas, y muy fuertes (de 50 a 75 mm) en Oaxaca.

Esto, “originado por una línea seca en el norte del país, canales de baja presión extendidos al interior del territorio mexicano, en interacción con la entrada de humedad del Océano Pacífico, Golfo de México y Mar Caribe, e inestabilidad en niveles altos de la atmósfera”.

El reporte indicó que “las precipitaciones de mayor intensidad podrían ser con descargas eléctricas, rachas fuertes de viento y posibles granizadas, así como generar deslaves, incremento en niveles de ríos y arroyos, desbordamientos e inundaciones en zonas bajas de los estados mencionados”.