La Oferta

February 21, 2024

Espacio Poético

Por: Sonia M Martin

JORGE LUIS BORGES

NUESTRO HOMERO

 

 AJEDREZ

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y de blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonía?

A un gato 

No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera;
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto
divino, te buscamos vanamente;
más remoto que el Ganges y el poniente,
tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.

 

El ciego

 

Lo han despojado del diverso mundo,
de los rostros, que son lo que eran antes.
De las cercanas calles, hoy distantes,
y del cóncavo azul, ayer profundo.
De los libros le queda lo que deja
la memoria, esa forma del olvido
que retiene el formato, el sentido,
y que los meros títulos refleja.
El desnivel acecha. Cada paso
puede ser la caída. Soy el lento
prisionero de un tiempo soñoliento
que no marca su aurora ni su ocaso.
Es de noche. No hay otros. Con el verso
debo labrar mi insípido universo.

Al igual que su narrativa, su poesía es ejemplo de profundidad temática y, particularmente, simbólica (hace constantes referencias a la cábala judía y a motivos bíblicos). Su estilo poético es sobrio y fiel a estructuras clásicas. El bardo era muy cuidadoso con el lenguaje y la selección de palabras pues, para él, cada una de ellas contiene una fuerza poética que la hace distinta de las demás. Temas como la filosofía, la cábala, la muerte y la vida del hombre, son plasmados con profusión en su poesía, en su obra en general, para abordar una de sus mayores preocupaciones: la inmortalidad.

En su poema “Amanecer” nos hace reflexionar sobre otra de sus preocupaciones: la realidad de la vida y sobre la posibilidad de que la vida no sea más que una ilusión o un sueño a punto de desmoronarse y nos recuerda a Calderón de la Barca: será que soñamos nuestra vida….

 

 AMANECER

Si están ajenas de sustancia las cosas
y si esta numerosa Buenos Aires
no es más que un sueño
que erigen en compartida magia las almas,
hay un instante
en que peligra desaforadamente su ser
y es el instante estremecido del alba

 

Jorge Luis Borges y una minúscula biografía

(Buenos Aires, 1899 – Ginebra, Suiza, 1986) Escritor argentino y una de las grandes figuras de la literatura en lengua española del siglo XX, practicó variados géneros, que a menudo fusionó deliberadamente. Jorge Luis Borges ocupa un puesto excepcional en la historia de la literatura por sus relatos breves, por su obra poética y en realidad y sin pasión, por su obra escrita en general. La información que hay sobre este especial escritor es tan abrumadora, que, para esta oportunidad, y maravillada ante la profusa y bien organizada investigación que encuentro en la prensa de ayer y de hoy en las entrevistas y videos con los que me encuentro, prefiero dejar al lector que después de leer estos versos de Jorge Luis Borges y algo de su biografía, sea el mismo quien busque y descubra el caudal informativo que hay alrededor de este inolvidable escritor y su singular pluma tanto en prosa como poética. Igualmente decidí tomar notas de todo lo que pude a nivel de su obra y dejar solamente la voz de la escritora Alicia Jurado y su libro Genio y Figura de Jorge Luis Borges para escribir este artículo.  En este espacio lo que deseamos destacar es la poesía e informarnos brevemente sobre el poeta.

Unos ojos sin luz, que sólo pueden

Leer en las bibliotecas de los sueños

Los insensatos párrafos que ceden

Las albas a su afán….

Confieso que en mi juventud me negué totalmente a leer ni un solo verso de Borges y ni un solo de sus cuentos. Su ideología política y sus declaraciones me ofendían profundamente. Y simplemente no lo leí. Pero quién se opone al Destino…. Un día, trabajando en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofia Imber, me llegó la labor de revisar parte del catálogo que escribíamos en ese momento. El ensayo que tenía en mis manos venía encabezado por un hermoso madrigal, que al leerlo caí enamorada de su autor y sin exagerar, casi quedé sin respiración de la emoción que me causó este breve poema, del cual no recuerdo ahora el nombre. Y vaya sorpresa que me dio la vida. Lo firmaba Jorge Luis Borges. Desde ese momento decidí leer todo lo escrito por este famoso autor argentino.

Y en 1982, también en Caracas, pero desde mi perspectiva de periodista, es que me llegó una invitación para participar en las Conferencias y Rueda de Prensa que daría Jorge Luis Borges. Fui a la conferencia ese día y tengo que decir que antes que llegara el famoso escritor cada conferencista era más aburrido que el otro. La tarde se hacía larga, calurosa a pesar del aire acondicionado y el autor porteño no llegaba. Finalmente, un silencio especial abarcó la sala. Entró el bardo Jorge Luis Borges sentado en silla de ruedas y María Kodama la empujaba. Todos nos quedamos petrificados ante semejante ídolo de nuestra literatura, que con los ojos semicerrados y cegatón nos dio toda clase de explicaciones por su tardanza. Luego de estas explicaciones empezó su propia conferencia. Y aunque debo confesar que no recuerdo sobre quién versaba la conferencia, la cosa es que la sala entera quedó fascinada con la misma y por supuesto, yo también. Terminada su exposición Borges dijo lo siguiente: “En esta rueda de prensa estoy dispuesto a contestar todas las preguntas que me hagan”. Y así fue. Lo que más me impresionó fue el público que se abalanzó a preguntarle las cosas más curiosas que se puedan imaginar. Pero lo que más me llamó la atención, es que había pocas preguntas en castellano, la mayoría eran en inglés, francés, italiano, alemán y no recuerdo si alguien preguntó en otra lengua también. A cada pregunta realizada en el idioma que se preguntaba, Borges contestaba en el mismo idioma y siempre citaba al final de su respuesta a un autor importante de la lengua que se estaba hablando en ese momento y luego, educadamente, la traducía a nuestra lengua.  Una vez más fenecí frente a su genio y figura… Un Homero Latinoamericano imposible de olvidar…y puedo despedirme con las mágicas y sabias palabras del autor:

“Escribo para mí, para los amigos y para atenuar el curso del tiempo”.

 

Bibliografía

 

Borges, Jorge Luis. El libro de arena. Barcelona: Plaza & Janés. 1977.

Jurado, Alicia. Genio y figura de Jorge Luis Borges. B. A.: EUDEBA. 1996.

Ortega, J. et al. Letras de Hispanoamérica. Nueva antología de la literatura de las Américas. Boston: Vista. 2014.

Mujica, Bárbara. Texto y vida. Introducción a la literatura hispanoamericana. NY: Wiley. 2002.

 

Sonia M Martin es periodista, escritora y poeta. Es asimismo profesora de literatura, sociología del teatro latinoamericano, así como profesora de historia del arte e historia del traje. Ha publicado varios libros y tiene premios literarios en Latinoamérica y en Estados Unidos.

Madre de tres hijos y abuela de seis nietos. Cuida una colonia de gatos salvajes y tiene en su casa varios gatos y gatas. Practica Yoga, Tai Chi, Fitness y Danzas Orientales; se inició en las Danzas Orientales a los 75 años y al día de hoy, Sonia tiene unos saludables y energéticos 86 años.

Adora los felinos y es protectora de la fauna y del Planeta Tierra. Baila en diversos festivales de Danzas Orientales y baila en donde la inviten a bailar. Su pasión es leer, escribir, bailar, tejer, cocinar, cuidar sus gatos y tener muchos amigos. Adora las redes sociales y el WA.