La Oferta

February 27, 2024

Dirigente demócrata pide unidad a la Cámara Baja para evitar cierre gubernamental en EE.UU.

EFE/EPA/SHAWN THEW

Washington, 15 ago (EFE).- El líder de la mayoría demócrata del Senado de Estados Unidos, Chuck Schumer, pidió este martes unidad a los congresistas de la Cámara de Representantes para evitar un cierre de la Administración federal en septiembre.

“La única manera de evitar un cierre de Gobierno es con un apoyo bipartidista en ambas cámaras. No se puede mantener el Gobierno abierto trabajando solo con un partido”, dijo Schumer, en una llamada con periodistas.

El senador apoyó la iniciativa del presidente de la Cámara Baja, el republicano Kevin McCarthy, de aprobar una resolución de continuidad que permita que la Administración siga contando con fondos hasta diciembre.

El lunes, McCarthy adelantó en una rueda de prensa telefónica que su bloque legislativo propondrá una resolución de este tipo en el hemiciclo para asegurar los fondos necesarios para que Gobierno federal siga funcionando, según medios estadounidenses.

Actualmente el Congreso se encuentra de receso y a su vuelta a Washington en septiembre la cuenta atrás se iniciará para que los legisladores de ambos partidos lleguen a un acuerdo antes de que acabe el presente año fiscal, que termina el 30 de septiembre.

El Congreso debe validar 12 medidas presupuestarias para el año fiscal 2024 por un valor de más de 317.000 millones de dólares.

Desde 1976, cuando se aprobaron nuevas leyes presupuestarias, la Administración estadounidense se ha quedado sin fondos en una veintena de ocasiones, aunque la mayoría de veces ha sido solo durante un día.

Cuando el Ejecutivo se queda sin fondos, gran parte de las agencias gubernamentales, museos y parques nacionales cierran sus puertas, mientras que cientos de miles de empleados federales se ven temporalmente sin trabajo ni sueldo.

Republicanos y demócratas pueden acordar extensiones temporales del plazo mediante las “resoluciones de continuidad”, pero la amenaza de un cierre a medida que se acerca la expiración del plazo refleja la tensión existente en el Congreso actual, donde desde enero la Cámara Baja está controlada por los conservadores y la Alta por los progresistas.