La Oferta

March 2, 2024

Avanza en el Senado de EE.UU. un proyecto de ley para evitar un cierre de Gobierno

EFE/EPA/JIM LO SCALZO

Washington, 28 sep (EFE).- El Senado de Estados Unidos dio este jueves un primer paso para aprobar una ley para financiar las actividades de las agencias federales hasta mediados de noviembre, lo que evitaría que el Gobierno tenga que cerrar a partir de la medianoche de este sábado cuando se acaben los fondos disponibles.

Tanto demócratas como republicanos del Senado votaron a favor de un paso procedimental para que se empiece a debatir formalmente el proyecto de ley, que extendería la financiación de la Administración pública de manera temporal durante seis semanas, hasta el 17 de noviembre.

“El Congreso solo tiene una opción para evitar un cierre: el bipartidismo”, dijo en el hemiciclo el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

Con 77 votos a favor y 19 en contra, el Senado inició así el debate sobre el proyecto de ley, que aún debe superar varios obstáculos antes de ser aprobado en la Cámara Alta, donde los demócratas tienen mayoría, para luego ser debatido y sometido a voto en la Cámara de Representantes, en manos republicanas.

De hecho, no se espera que el Senado pueda votar sobre esta medida antes de que el Gobierno se quede sin fondos en la medianoche del 30 de septiembre al 1 de octubre, cuando se inicia un nuevo año fiscal.

El principal obstáculo en este proceso es el senador republicano Rand Paul, quien está haciendo todo lo posible para ralentizar la aprobación del proyecto porque contiene ayuda militar para Ucrania, algo a lo que se oponen tanto él como el ala del partido más afín al expresidente Donald Trump (2017-2021).

Además, los republicanos que tienen el control de la Cámara de Representantes ya han rechazado la propuesta del Senado y están siguiendo su propio camino para abordar la situación.

Específicamente, los republicanos de la Cámara Baja tienen previsto votar en las próximas horas unos proyectos de ley destinados a aprobar un presupuesto estatal, pero que incluyen muchos recortes al gasto público y, además, tienen pocas probabilidades de ser aprobados en un plazo tan corto de tiempo.

Esta estrategia ha sido impulsada por republicanos afines Trump, que están en plena rebelión contra el líder de su partido en el Congreso y se resisten a aceptar una solución a corto plazo, como la que propone el Senado, para financiar a las agencias federales antes de que se queden sin fondos.

El objetivo de esa ala dura del partido es deshacer un acuerdo al que llegaron en junio el presidente, Joe Biden, y el líder de la Cámara Baja, el republicano Kevin McCarthy, por el cual el Congreso suspendió el límite de endeudamiento de Estados Unidos a cambio de que la Casa Blanca aceptara límites específicos en el gasto gubernamental.

A esos republicanos no les gustó ese pacto y quieren más recortes. En concreto, buscan establecer un límite de gasto público de 1,47 billones de dólares para el año fiscal 2024, lo que supone 120.000 millones de dólares más en recortes de lo acordado.

Si la Administración pública se queda sin fondos, la mayoría de las agencias gubernamentales, museos y parques nacionales cerrarán sus puertas, mientras que cientos de miles de empleados federales se quedarán temporalmente sin trabajo y sin sueldo, lo que podría acabar teniendo un impacto en la economía.