La Oferta

March 1, 2024

La mayoría de fotos eróticas de Madonna de su libro SEX no encuentran comprador en subasta

Una pareja observa una foto de Madonna y Tony Ward tomada en 1992 por el fotógrafo Steven Meisel durante su asistencia a la exposición “Madonna x Meisel – The SEX Photographs” hoy viernes en la casa de subastas Christie’s en Nueva York. EFE/Ángel Colmenares

Nueva York, 6 oct (EFE).- La mayoría de las más de cuarenta fotografías eróticas de una joven Madonna tomadas por el fotógrafo Steven Meisel para el rompedor libro “SEX” (1992) se quedaron sin vender este viernes en una subasta en la sede de Christie’s en Nueva York.

La subasta ofrecía 42 instantáneas de edición limitada firmadas por Madonna y Meisel con un rango de precios de entre 50.000 y 250.000 dólares, pero solo se vendieron 16, que recaudaron en total 1,3 millones de dólares, muy por debajo de las estimaciones.

Gran parte de la recaudación irá dirigida a la ONG de la artista, Raising Malawi, indicó Christie’s.

“It’s a pass” (pasamos), repitió una vez tras otra la responsable del martillo de la entidad, muchas veces tras proponer precios de salida que recortaban la horquilla mínima por la mitad, pero ni eso sirvió para romper el silencio del público en la sala, en el teléfono y en internet.

En el libro “SEX”, reeditado por la marca de moda Saint Laurent el año pasado, por el 30 aniversario de su publicación, Madonna se transforma en un personaje ficticio llamado Dita, inspirado en las actrices alemanas de los años 30 del siglo pasado pero manteniendo su carácter transgresor.

“Madonna siempre se ha hecho oír respecto al doble rasero que se impone a las mujeres y no a los hombres en las industrias de la música y el cine, y el problema de la misoginia”, explicó a EFE el responsable internacional de Fotografía de Christie’s, Darius Himes.

Meisel retrató a la reina del pop, que en 1992 tenía 34 años y lanzaba su álbum “Erotica”, generalmente desnuda; a veces con lencería y complementos fetichistas; con gesto divertido, soñador o apasionado; en escenas provocadoras o explícitas, sola o acompañada.

A la vez, el fotógrafo usó diferentes estilos en el “proyecto de arte”: hay retratos sutiles que capturan la vulnerabilidad de Madonna, como uno en el que se chupa el dedo pulgar con sombras proyectadas en el rostro, y que fue el más destacado de la venta, pues logró recaudar unos 200.000 dólares, por encima de lo previsto.

No tuvieron ningún éxito otras obras destacadas: una imagen en blanco y negro de la silueta desnuda de Madonna; otra surrealista, en la que se ve a Daniel de la Falaise desnudo, con un espejo redondo sobre su pecho, que refleja un pecho femenino; o un abrazo tierno entre la artista e Isabella Rosellini cubiertas con un abrigo.

En todas las fotos, señaló el experto, Dita “hace lo que quiere, tiene un encuentro ficticio con todas estas identidades y explora su sexualidad”, y de esa manera la propia artista hace una declaración de intenciones: “Intentáis controlar a Madonna, pero realmente no podéis”.

“SEX”, un libro rompedor en su época que incluyó a otras celebridades, como Naomi Campbell y Big Daddy Kane, vendió en su momento más de 1,5 millones de copias pese a ser censurado en tres países y sufrir llamados al boicot por parte de entidades religiosas.