La Oferta

March 1, 2024

Hallan un campamento prehispánico en el sur de México donde los mayas cocinaban caracoles

El arqueólogo Cristian Hernández González muestra varias piezas arqueológicas encontradas en un campamento prehispánico, el 24 de diciembre de 2023, en la ciudad de Mérida, en Yucatán (México). EFE/ Martha López Huan

Mérida (México), 26 dic (EFE).- Arqueólogos de Yucatán, en el sureste mexicano, han anunciado el descubrimiento de un campamento prehispánico donde los mayas aprovechaban especies de caracol para alimentarse y elaborar los primeros utensilios de cocina, como cucharas.

“En 2022, se realizó el rescate arqueológico de un sitio ubicado a tres kilómetros de la costa norte de Yucatán, específicamente en Telchac Pueblo, donde se halló gran cantidad de caracoles y fragmentos del molusco con huellas de percusión”, ha revelado este martes a EFE Alicia Beatriz Quintal, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Acompañada de los arqueólogos Mario Alberto Garrido y Cristian Alonso Hernández, la investigadora ha manifestado que durante la inspección del tablaje catastral 3.089 de Telchac Pueblo encontraron 20 estructuras prehispánicas dispersas en 23 hectáreas donde los mayas cocían moluscos hervidos o asados.

Además, hallaron 119 tiestos o pedazos de cerámica.

Quintal ha explicado que “los recursos marinos, en relación con otras actividades económicas de los habitantes prehispánicos como la agricultura y el comercio permitieron el desarrollo de la sociedad maya peninsular en su devenir histórico”.

Por su parte, el investigador Garrido ha contado a EFE que es difícil llegar al campamento que los mayas usaban solo durante la época de sequía, “porque está en medio de la nada y se ubica en la zona de dzekeles (lajas), sabana o cerro inundable”.

“Ahí donde encontramos el material malacológico aparecieron montículos de tierra poco comunes en sitios de la costa yucateca y cuando los excavamos estaban llenos de ceniza y carbón, como si fuera una pila de algo”, ha detallado.

Cerca del tablaje no hay sitios arqueológicos registrados, ha añadido, “por eso el hallazgo de las 20 estructuras es muy importante para la arqueología de la región”.

Los arqueólogos tampoco encontraron fuentes naturales de agua, “aunque la zona está llena de cenotes”.

En cuanto a la cerámica, ha determinado que de los 119 tiestos un 3,67 % corresponde al Preclásico Tardío (400 a.C. a 200 d.C ) y el 82 % al Clásico Temprano (250-600 d.C.).

A su vez, Hernández ha señalado que el análisis malacológico concluye que a, diferencia de otros asentamientos mayas donde predominaron los ornamentos, en el campamento había gran cantidad de caracoles completos perforados con percusión y muchos fragmentos con preformas.

“Analizamos 171 elementos de caracol provenientes de varias estructuras documentadas en el tablaje”, ha precisado.

“Los caracoles se encontraban en aguas bajas y cerca de manglares, donde los mayas actuales siguen recolectando para su consumo y para elaborar artesanías”, agrega.

En el sitio había artefactos terminados, huellas, procedimientos y técnicas de manufactura.

También se ha identificado el uso de alimentos en algunos objetos.

La investigación de los arqueólogos, que han participado en el VII Simposio de la Cultura Maya con la ponencia ‘El aprovechamiento prehispánico de caracoles en la costa norte de Yucatán’ en el marco del 50 aniversario del Centro INAH Yucatán, revela la presencia de especímenes completos y de talla adulta.