La Oferta

March 4, 2024

Los cárteles mexicanos no participan en la actual violencia en Ecuador, según expertos

Un policía custodia hoy a los detenidos de un grupo armado por la toma temporal de un canal de televisión ayer, en Guayaquil (Ecuador). EFE/ Carlos Durán Araújo

Ciudad de México, 10 ene (EFE).- El narcotráfico mexicano, encabezado por los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG), no está vinculado de forma directa con el actual episodio de violencia en Ecuador, aunque sí tienen influencia en sus organizaciones criminales, según expertos consultados por EFE.

Ecuador vivió una jornada de terror este martes que dejó al menos 10 muertos en distintos actos violentos, la toma temporal de un canal de televisión por parte de un grupo armado en Guayaquil, automóviles incendiados y amenazas a universidades, instituciones del Estado y comercios.

Los incidentes comenzaron tras la fuga de José Adolfo Macías, alias ‘Fito’, líder de ‘los Choneros’, una de las bandas criminales más peligrosas del país con presuntos nexos con cárteles mexicanos.

Gerardo Rodríguez, profesor de gobernanza global y seguridad en la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), descartó “absolutamente” la participación de los cárteles en los altercados.

Por su parte, el consultor en programas de gobierno y también experto en materia de seguridad David Saucedo coincide con esta teoría, al enmarcar los hechos en “conflictos internos” ecuatorianos, aunque ve “sin ninguna duda” el respaldo de las organizaciones mexicanas a esta estrategia.

De hecho, Rodríguez opina que el narcotráfico ecuatoriano “está copiando” la estrategia que el Cártel de Sinaloa siguió cuando las autoridades mexicanas detuvieron a Ovidio Guzmán, hijo de ‘el Chapo’, en 2019.

En el suceso conocido como ‘culiacanazo’, el Cártel de Sinaloa desató una ola de violencia tras la detención de Guzmán, por lo que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ordenó soltarlo.

“Cuando hay un operativo de captura (…) o se anuncia que se van a reforzar las medidas en esta materia, ellos deciden lanzar una acción de violencia preventiva para evitar que el Gobierno (ecuatoriano) de (Daniel) Noboa siga con estas acciones”, explica Rodríguez.

Intereses de los cárteles mexicanos en Ecuador

Ambos puntualizan que, si bien los cárteles mexicanos no tuvieron influencia en la violencia de esta semana, sí tienen intereses económicos en Ecuador, pues es una ruta para el narcotráfico.

Rodríguez resalta que instituciones internacionales han advertido de los vínculos entre ‘los Choneros’ y el Cártel de Sinaloa, así como entre ‘los Lobos’ y el CJNG, grupo que quiere controlar “más territorios” en México y otros países, como Ecuador.

“Lo que los cárteles mexicanos buscan es garantizar los corredores de tráfico de droga de Colombia por Ecuador para trasladarlos por el Pacífico hasta México y hacia Estados Unidos”, detalla.

Saucedo asegura que el narcotráfico mexicano, para “hacer alianzas con las mafias locales” ecuatorianas y que se expandiesen, les ha proporcionado “dinero, hombres, armas y drogas”.

Esta situación, opina, llegó a un punto de no retorno en agosto de 2023 con el asesinato del candidato presidencial Fernando Villavicencio, quien había recibido amenazas de muerte del líder de ‘los Choneros’.

El presidente López Obrador, quien este miércoles condenó la violencia en Ecuador y ofreció su apoyo, cuestionó entonces la versión sobre que el Cártel de Sinaloa estuvo detrás del magnicidio.

“No me atrevería a adelantar nada sobre los motivos porque no hay elementos. Son, si acaso, hipótesis y pueden ser hasta conjeturas, no hay que olvidar que siempre, y más en tiempos electorales, se inventan cosas”, declaró el mandatario el 10 de agosto. 

Bandas colombianas que quieren desestabilizar

Quienes sí tienen intereses en desestabilizar Ecuador, según el profesor de la UDLAP, son las “bandas criminales colombianas”, concretamente el Clan del Golfo.

“Es factible porque los cárteles colombianos están en búsqueda de socios que sean más aliados de ellos y que no tengan un vínculo totalmente directo con los mexicanos”, argumenta Saucedo, quien advierte del “matrimonio a la fuerza” entre ambas bandas.

El narcotráfico colombiano, explica, “ve con recelo” a sus homólogos venezolanos y ecuatorianos porque “antes, el pastel” de la venta de cocaína “se repartía entre dos, las mafias colombianas y mexicanas”, y ahora hay dos factores más en la ecuación.

Sin embargo, no ve suficientes pruebas de que bandas colombianas estén detrás de los sucesos violentos en Ecuador.

Ante este rompecabezas regional, Saucedo aboga por un “esfuerzo continental” que coordine las acciones de los países involucrados, como México, que deberá aportar, sobre todo, “información” para poder cerrar las rutas del tráfico de drogas.

“Mientras que las mafias (…) sí cuentan con este esquema de colaboración, cooperación y financiamiento, (…) este esquema de colaboración no existe entre los gobiernos de América Latina para afrontar al narco”, remacha.