La Oferta

April 24, 2024

El ‘efecto Topuria’, sociología y datos inéditos

El luchador hispanogeorgiano Ilia Topuria con su cinturón tras su victoria contra el australiano Alexander Volkanovski el pasado día 17. EFE/Armando Arorizo

Por Óscar Maya Belchí

 Madrid, 23 feb (EFE).– La pelea entre Ilia Topuria y Alexander Volkanovski estuvo, en cuanto a audiencias, “al nivel de un Grand Slam”. Eurosport maneja datos de impacto. Un impulso de masas que añora el boxeo, que lo tuvo y lo ha perdido. Topuria supone una “revolución” en un deporte que en España cuenta solo con 800 licencias, pero que triunfa en audiencias entre los nativos digitales. Pero, ¿Qué hay detrás de Topuria? ¿Será efímero su reinado o tendrá seguidores en el futuro? La audiencia juvenil en Tik Tok y la duración corta del evento invitan a la reflexión y el análisis sociológico.

El peleador hispanogeorgiano se proclamó en la madrugada del sábado al domingo campeón mundial de UFC en la categoría de peso pluma tras arrebatar dicho título al australiano Alexander Volkanovski gracias a un KO en el segundo asalto.

Según Google Trends, herramienta que muestra los términos de búsqueda más populares, Topuria dio un 100 sobre 100; valor máximo en España, en las horas previas, posteriores y durante el propio combate. Su nombre copó la actualidad. También en redes sociales, con TikTok como plataforma puntera, y en Eurosport, la plataforma que emitió, en su aplicación y previo pago de suscripción, la pelea.

“Lo que ha hecho con este Mundial es perfectamente comparable por impacto mediático, repercusión en redes sociales y visitas en la web a un Grand Slam de Tenis. En televisión, de 1:00 a 2:00 AM dimos un programa especial previo al evento y tuvimos 23.000 espectadores, que en televisión de pago es una cifra increíble”, desvela a EFE Fernando Ruiz, director de Eurosport.

“Aprovechamos la pelea para lanzar el canal de TikTok y, en apenas siete días, teníamos más de 30.000 seguidores y el vídeo del KO de Topuria sobrepasó el millón de visualizaciones. Ilia Topuria tiene un impacto al alcance de muy pocos deportistas en España”, amplía.

Una apuesta de la plataforma por la UFC que arrancó hace tres años, con la idea de llegar a un nuevo público, más joven, y que ha superado sus propias expectativas, que ya eran buenas.

“Teníamos bastante ilusión en que era un deporte que podía crecer bastante, llegando a un público más joven de los que se ven en televisión; un público nativo digital. No esperábamos este impacto con Ilia Topuria, aunque sabíamos que tenía potencial, pero nos ha sorprendido. Se han superado las previsiones”, señala Fernando Ruiz.

Por su parte, Jorge Lera, experto en deportes de contacto y comentarista de UFC, coincide en el inesperado ‘boom’ de Topuria.

“En estos tres años que llevamos con la UFC vas notando que va creciendo. Pero una vez que llegó el día nos sorprendió. Te das cuenta de que había gente que no había visto un combate de UFC en su vida. Pero también hay campeones y hay estrellas; y este es una estrella. Había mucha gente siguiéndolo, y también mucha gente nueva. Creo que la respuesta de la gente ha sido tremenda, incluso en una televisión de pago. Topuria es de estos deportistas que transcienden de su deporte, son ídolos y la gente quiere ver a Topuria aunque no tenga ni idea de las reglas. Y quiere volver a verle, lo está deseando”, asegura a EFE.

¿Por qué arrasa Ilia Topuria?

Las claves del gran impacto de Ilia Topuria: un deporte de inputs constantes, corta duración, rivalidades, personajes con declaraciones fuera de lo común y campeones reconocidos.

“La UFC son combates muy rápidos, de cinco asaltos que pueden acabar en cualquier momento; en cualquier momento puede haber un KO. Eso a la gente le produce una excitación para verlo. Y la gente joven es muy de Topuria porque, a mí, me recuerda un poco a Cristiano Ronaldo. Dice cosas que a la gente le pueden chocar, pero las cumple; y es un tipo que tiene un carisma espectacular”, resume Fernando Ruiz sobre por qué Ilia Topuria triunfa.

Y eso que las artes marciales mixtas (MMA) no tienen el arraigo, en cuanto a cuota de participación, en la sociedad española que sí tienen otros deportes. Según datos de la Federación Española de Lucha (Felucha), en 2023 solo contaron con 800 licencias; de las cuales, 85 son mujeres.

Un número muy alejado de las 21.810 licencias -17.029 masculinas y 4.781 femeninas- con las que contó el boxeo, el deporte de contacto por excelencia en España y que ve ahora cómo las MMA -con la UFC, la mayor empresa de artes marciales mixtas en el mundo, al frente-, le gana la partida.

“La UFC tiene la capacidad de generar emoción semana a semana. Hacen más de 40 veladas. Son pocos campeones. Ocho hombres y cuatro mujeres. Son totalmente reconocibles y conocidos. Y son muy activos. Todos hacen sus dos o tres defensas en el año. Hay un continuo flujo de campeonatos que la gente quiere ver. Y si continuamente los diez o 15 primeros se enfrentan entre ellos para hacer méritos para subir en el ránking, les da la materia prima para captar atención cada semana”, apunta Jorge Lera.

“En boxeo no es así. Critico el boxeo porque amo el boxeo. Esto le va a venir bien porque le están comiendo el terreno y tendrán que espabilar. Te das cuenta de que en vez de ocho campeones, son 17 divisiones y en cada una hay cuatro campeones. Un deporte no puede soportar 70 campeones del mundo, no te da tiempo ni a conocerlos”, añade.

“En boxeo, le falta lo más importante: saber quién es el mejor. No se enfrentan entre ellos… en la UFC tienen la inmediatez de que cada vez que un combate genera atención, lo tienes. A las nuevas generaciones les gusta, tiene un formato dinámico que gusta mucho. El formato es más ágil entre los jóvenes. En todos los combates siempre hay algo en juego, y en boxeo no”, completa.

Un sorpaso de la UFC al boxeo, cuya popularidad en España entre los años 60 y 80 solo podía envidiar al fútbol, que Jorge Lera espera que afecte positivamente al boxeo.

“Hay mucha gente del boxeo que está empezando a consumir UFC. Pero no veo incompatibles a los dos deportes. A Ilia Topuria le apasiona el boxeo y se fija en grandes boxeadores. Hay un porcentaje, cada vez mayor, de aficionados a las dos disciplinas. Tienen muchísimo en común. A la gente tradicional del boxeo quizá se está pasando a ver la UFC porque le proporciona emoción semana tras semana. Gente joven que se engancha a la UFC si hay una buena pelea de boxeo la va a ver”, asegura.

Un Jorge Lera que concuerda en la explicación del fenómeno Topuria en la capacidad para atraer a gente joven, que forman “comunidades” potenciadas por su costumbre a “interactuar”, y también a la novedad.

“Los deportes de combate son tan antiguos como la humanidad. En los antiguos JJOO y la antigua Grecia había lucha, boxeo, pancracio, que es parecido a las MMA. Han conseguido un producto muy visual. Llevamos 100 años acostumbrados a ver un ring, pero un octágono con la jaula, las rejas… visualmente es muy potente. La realización es fantástica”, señala.

Además, no considera que la gente se enganche a la UFC por ver violencia o sangre.

“La gente no ve UFC porque quiere ver sangre, para eso ves otra cosa. No creo que el atractivo esté en la sangre, aunque la haya, como en todos los deportes de contacto. Una vez que te metes dentro del deporte puedes llegar a ver algo profundo, con táctica… la primera visión de alguien al principio puede ser de dos personas dándose patadas y tirándose al suelo; pero técnicamente es alucinante. Tienes que tener técnica de boxeo de élite, la misma de lucha libre, jiu-jitsu en el suelo… tienes que dominar tres o cuatro deportes que requieren una vida para poder dominarlos”, comenta.

Un referente nacido sin base en España

A los 15 años, Ilia Topuria llegó a Alicante, procedente de Georgia, donde llegó con 7 tras haber nacido en Halle (Alemania). Y 12 años después, es campeón del mundo en un deporte que en España se incorporó a una Federación, la de Lucha, hace siete años. Como una disciplina más.

Paco Iglesias, presidente de Felucha, comenta con EFE la situación de las MMA en España.

“No es un deporte de interés estatal. Le falta una condición, que es que esté reconocida por el COI. Por ello, no podemos destinar el presupuesto que nos da el estado para el equipo nacional. Ahora mismo, solo podemos usar recursos propios, obtenidos con licencias y cursos, para ayudar a los deportistas que quieren competir”, asegura.

En 2023, la Felucha tuvo, a través de las delegaciones autonómicas, 800 licencias. Ninguna a nombre de Ilia Topuria, ya que, como profesional en la UFC, cuenta con su propio seguro. Un número de licencias que, en palabras de su presidente, no refleja el número de practicantes.

“Me consta que hay muchos clubes que hacen MMA y que no federan a la gente. El deportista llega al club y ellos deciden si lo federan o no; normalmente, solo lo hacen si van a competir. Igual hay el doble o el triple de gente practicando artes marciales mixtas. Ahora mismo, las MMA están en auge. Es una defensa personal ideal porque golpeas, derribas y no hay límites, como sí los hay en otras disciplinas. Todo con un control y profesionalización, claro. Hay muchos practicantes jóvenes”, señala.

Un Paco Iglesias que demanda unidad para el crecimiento del deporte. “Hay otra asociación -AEMMA- que hace sus campeonatos… Lo lógico es que se unificara todo”.

Y, en este contexto, nació un “pionero”

“Topuria viene de una época en la que en España no había competición amateur”, revela Paco Iglesias. Pero, a pesar de esto, se ha convertido en un “pionero”.

“Estamos ante un pionero. En España tenemos para escribir un libro sobre pioneros. Ángel Nieto, Severiano Ballesteros, Manolo Santana, Fernando Alonso… Topuria es el pionero de la UFC. La afición por este deporte va a crecer muchísimo. Los jóvenes han encontrado un referente y crecerá el interés por practicar las artes marciales mixtas”, asegura Fernando Ruiz.