La Oferta

May 23, 2024

Blinken y Austin asistirán a la reunión de Biden con el equipo de seguridad, según CNN

Archivo. EFE/EPA/JIM LO SCALZO

Nueva York, 13 abr (EFE).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, estarán en la reunión del presidente Joe Biden con su equipo de seguridad nacional, en medio de una mayor tensión entre Israel e Irán, según anunció este sábado CNN.

Biden regresará este sábado a la Casa Blanca “para consultar con su equipo de seguridad nacional sobre los acontecimientos en Oriente Medio”, según fuentes oficiales.

El mandatario tenía previsto pasar este fin de semana en Delaware, en su residencia de la playa.

Biden señaló este viernes que un ataque iraní contra Israel podría ocurrir “más temprano que tarde” y cuando la prensa le preguntó si tenía un mensaje para Irán, Biden dijo: “No lo hagas”.

Hoy un buque “vinculado” con Israel fue capturado por Irán en el golfo Pérsico. El buque, de propiedad británica y con bandera portuguesa, lleva a bordo 25 miembros de la tripulación -indios, filipinos, paquistaníes, rusos y estonios-, informó este sábado la compañía MSC, que “está trabajando estrechamente con las autoridades competentes” para garantizar la seguridad de sus ocupantes.

Desde entonces, el buque, llamado Aries, “ha sido desviado de su ruta hacia Irán”.

Adrienne Watson, portavoz de Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSC), dijo hoy en su cuenta de X que el Consejo condenan “enérgicamente la incautación” del buque.

El NSC está presidido por Biden y sus asistentes habituales son el secretario de Estado, el secretario de Defensa y el secretario de Seguridad Nacional, entre otros.

El secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd J. Austin III, garantizó este sábado al ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, “el pleno apoyo de Estados Unidos para defender a Israel contra cualquier ataque de Irán y sus representantes regionales”, según un comunicado del Pentágono.

Irán ha amenazado con represalias a Israel por el ataque contra el consulado iraní en Damasco que mató la semana pasada a siete miembros de la Guardia revolucionaria iraní, además de destruir el edificio anexo a la embajada de Teherán, que era la residencia del embajador iraní.