La Oferta

August 16, 2022

Mexicano que documentó arresto de migrantes pasaría su última Navidad en EEUU

El activista mexicano Mario Saavedra posa para Efe durante una entrevista ayer jueves en la puerta del restaurante de sus padres, La Morada, en el sur del Bronx en Nueva York (EE.UU.). EFE/ Ruth E. Hernández

Nueva York, 13 dic (EFEUSA).- El activista mexicano Marco Saavedra, quien entró en un proceso de deportación en EE.UU. tras hacerse arrestar en 2012 para documentar las condiciones en un centro de detención de migrantes en la Florida, disfruta en Nueva York con su familia de la que podría ser su última Navidad en el país.

El futuro del indocumentado mexicano será decidido por un juez de inmigración a principios del 2020.

Mientras, y como cada año, la familia celebrará la Navidad unida, y no faltarán en la mesa los tradicionales tamales en hoja de plátano o el famoso mole de la comida auténtica de Oaxaca, de donde provienen, y que durante diez años han servido en su restaurante La Morada, en el sur del Bronx, que se describe en su página web como “propiedad de un familia indocumentada”.

El activista mexicano Mario Saavedra posa para Efe durante una entrevista ayer jueves en la puerta del restaurante de sus padres, La Morada, en el sur del Bronx en Nueva York (EE.UU.). EFE/ Ruth E. Hernández

“Siempre es un época bella porque estamos en familia”, afirmó a Efe Saavedra, de 29 años, cuya próxima cita en la corte es el 17 de enero, mientras, asegura, disfrutará “a lo máximo” de la Navidad y recuerda que su “lucha continúa” por no ser deportado.

El 17 de enero su abogado y el de Inmigración deberán entregar los documentos que pidió el pasado noviembre el juez, quien evaluará y posteriormente informará de su decisión.

“Bienvenidos los refugiados”, dice el mensaje en letras rojas en la puerta del restaurante que se ha convertido también en un lugar desde donde la familia ha luchado contra deportaciones, arrestos injustos o problemas que afectan a la comunidad.

Saavedra y sus padres Antonio y Natalia, migrantes sin documentos, así como su hija mayor, tienen fe de que la solicitud de asilo político que hizo en el 2012 será aceptada.

El activista mexicano Mario Saavedra posa para Efe durante una entrevista ayer jueves en la puerta del restaurante de sus padres, La Morada, en el sur del Bronx en Nueva York (EE.UU.). EFE/ Ruth E. Hernández

“Vamos recibir buenas noticias al final de enero”, afirma convencido y reitera que de ser negativo apelará la decisión, “pero igual se tiene que disfrutar a lo máximo, estar en familia, nuestras comidas típicas, saborear ese amor familiar, que es lo más importante y la razón por la cual estamos luchando para permanecer en este país”.

En Nochebuena se reunirán para abrir regalos y comer en familia igual que el 31 de diciembre y para la Epifanía han sido invitados a participar del tradicional Desfile de Reyes Magos del Museo del Barrio, dedicado este año a los derechos de los inmigrantes.

Aunque está optimista, asegura que siempre piensa en cuál será su futuro y recuerda que la historia de la Navidad “es también una de asilo, de santuario, de un niño Dios que no pudo encontrar un pesebre en Belén y tuvieron que buscar (otro lugar para nacer), y cuando nació refugiarse en Egipto”, lo que dice aún continúa con los inmigrantes y las familias separadas en la frontera de EE.UU.