La Oferta

May 20, 2022

Fabrican cubrebocas inspirados en la cultura mexicana

Un trabajador del taller El Volador, labora en la creación de mascarillas el 14 de julio de 2020 durante una entrevista con Efe en Ciudad de México (México). EFE/José Méndez

México, 15 jul (EFE).- El taller mexicano de plástica El Volador que lleva más de 30 años haciendo máscaras, escenografías y ofrendas del Día de Muertos se ha reinventado con la fabricación de cubrebocas y máscaras inspirados en la cultura mexicana.

Con varias líneas de diseño, El Volador crea mascarillas con los rasgos de las famosas catrinas, con estampado de pañuelo “paliacate” o más sencillas en negro con una calavera estampada.

Cada vez se centran más en sus diseños y en conjugar la calidad y las necesidades sanitarias de la confección con reforzar la identidad de su marca, algo en lo que llevan desde sus inicios trabajando.

“Siempre hemos pensado que el ingenio es el súper poder del mexicano, viene implícito en su ADN, entonces tomamos uno de los temas más representativos de nuestra compañía, que se dedica a hacer altares, desfiles del Día de Muertos o eventos que tienen que ver con esta identidad de México. Pues hagamos una careta con forma de calavera”, explicó a Efe el coordinador del taller, Paco Enríquez.

Vista de unos cubrebocas y caretas con diseños de calaveras creados en el taller El Volador, el 14 de julio de 2020 en Ciudad de México (México). EFE/José Méndez

Antes de empezar a hacer pantallas con forma de calavera y cubrebocas más acordes a su identidad de marca, hicieron las investigaciones necesarias sobre materiales y ergonomía, hicieron caretas sencillas, sin decoración ni formas, y lograron vender varios miles a instituciones públicas.

Pero pronto se saturó este mercado y tanto Enríquez, que es artista visual, como los 27 trabajadores del taller situado en Iztapalapa, en el sur de la ciudad, supieron que tenían que crear artículos con la personalidad de El Volador.

Ahora comercializan mascarillas de lo más llamativas y también pantallas transparentes con forma de calavera, incluso hicieron una versión que incluye pegatinas para quien quiera decorarlas a su gusto.

UNIÓN DE MODERNIDAD Y EXPERIENCIA

Y es que con la crisis del coronavirus han aprendido a la fuerza a manejar las redes sociales y el comercio en línea, algo que anteriormente habían dejado pasar porque no era tan necesario para ellos.

Un trabajador del taller El Volador labora en la creación de mascarillas, el 14 de julio de 2020 durante una entrevista con Efe en Ciudad de México (México). EFE/José Méndez

“Nosotros venimos de eventos masivos muy grandes que necesitan mucha publicidad y proyección, y nos la daban estos mismos eventos. Estábamos lentos en la parte ‘online’ y esto lo tuvimos que hacer rapidísimo, alinearnos a la venta online. Dentro de todas las cosas malas que ha traído esto, lo bueno ha sido esto que nos ha puesto a prueba”, expresó el creativo.

Además, la plantilla está formada por trabajadores con diferentes especialidades y edades, por lo que están logrando conjuntar los conocimientos digitales de los más jóvenes con la experiencia y las soluciones de los que llevan más años dedicándose a este oficio.

Con esto, han podido ver las virtudes de las redes sociales, con las que rápidamente pueden llegar a miles de personas, incluso han recibido pedidos de algunos de sus característicos “cascos” de calavera desde Estados Unidos y Europa y recientemente llevaron sus alebrijes a varias ciudades del continente europeo.

Por esto, por ahora seguirán fabricando los productos de cuarentena pero sobre se quedarán con los aprendizajes relacionados a internet y los beneficios que les puede traer esta nueva perspectiva.