La Oferta

May 21, 2022

JPMorgan invertirá 30.000 millones en las comunidades latina y afroamericana

Vista de una sucursal del JPMorgan Chase bank, en Nueva York (Estados Unidos). EFE/Justin Lane/Archivo

Nueva York, 8 oct (EFE News).- El banco más grande de Estados Unidos, JPMorgan Chase, anunció este jueves una inversión de 30.000 millones de dólares en los próximos cinco años para atender la desigualdad racial que sufren las comunidades latina y afroamericana y darles apoyo en la compra de viviendas y financiar sus empresas.

La mayor cantidad de los fondos, 26.000 millones, han sido dirigidos a varias iniciativas de vivienda, el compromiso financiero principal del banco.

De acuerdo con el comunicado del banco, las barreras estructurales en este país han creado profundas desigualdades raciales que han sido exacerbadas por la pandemia de la COVID-19.

Asegura además que la brecha de riqueza racial existente ejerce presión sobre la movilidad económica de las familias y restringe la economía del país.

“El racismo sistémico es una parte trágica de la historia de Estados Unidos. Podemos hacer más y hacerlo mejor para acabar con los sistemas que han propagado el racismo y la desigualdad económica generalizada, especialmente para las personas negras y latinas”, señaló Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo de JPMorgan Chase.

De acuerdo con el comunicado, el Chase busca aumentar con esta iniciativa la propiedad de viviendas para estas comunidades con la creación de 40.000 préstamos para compradores con una inversión en ese renglón de 8.000 millones de dólares, mientras que 20.000 hogares se beneficiarán con préstamos hipotecarios para refinanciación.

También financiarán 100.000 unidades de alquiler, facilitando 14.000 millones de dólares en préstamos, inversiones de capital y otros esfuerzos para expandir viviendas asequibles en comunidades desatendidas, asegura además el banco en el comunicado.

Durante esos cinco años la institución espera otorgar 15.000 préstamos a pequeñas empresas en comunidades mayoritariamente negras y latinas, para lo cual invertirá 2.000 millones de dólares.

Entre las metas a cinco años figura que un millón de personas pueda abrir cuentas corrientes o de ahorro a bajo coste, para lo que se propone abrir nuevas sucursales.

Además, prevé diversificar su propia fuerza laboral, con el compromiso de contratar aproximadamente a 4.000 estudiantes de estos grupos como pasantes y para otras posiciones en el banco.