La Oferta

January 28, 2023

Inauguran en Lima una polémica exposición sobre las marchas que tumbaron a Merino

Lima, 10 dic (EFE).- El Lugar de la Memoria (LUM) de Lima inauguró este jueves una exposición fotográfica que narra las marchas ciudadanas que derribaron al efímero Gobierno de Manuel Merino, quien tachó de “irresponsable” a la Embajada española en Perú por auspiciar esta iniciativa.

La exposición “Generación del Bicentenario en marcha” presenta imágenes de fotoperiodistas y ciudadanos tomadas durante las masivas protestas que sacudieron el país en noviembre pasado, después de que el Congreso destituyera al expresidente Martín Vizcarra y permitiera la instauración del Gobierno del opositor Merino.

Desde este jueves, decenas de instantáneas, entre las que se encuentran imágenes de Efe y su colaborador Aldair Mejía, llenan la explanada del LUM, que respira aquella misma indignación que llevó a miles de rostros jóvenes a articular con acciones su hartazgo social y político, convencidos de la necesidad de salvar la democracia de su país.

La muestra ha sido blanco de críticas por los sectores más conservadores de la elite política peruana y se inauguró pocos días después de que Merino la acusara de promover un “enfoque irresponsable” por definir las manifestaciones ciudadanas como un intento de “reinstaurar la democracia”.

MERINO PROTESTA

El pasado lunes, el exmandatario, que duró apenas seis días al frente del Gobierno, dijo durante su intervención ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso que “la frase de ‘reinstaurar la democracia’ resulta totalmente falsa” y criticó a la Embajada de España en Perú por apoyar la muestra.

Esa frase fue difundida en un comunicado del LUM, que después de la controversia generada fue retirado de sus plataformas.

Aún así, Merino insistió: “Basta de mentir”, suplicó en un video divulgado a través de las redes sociales.

De acuerdo con él, la democracia en Perú “nunca fue vulnerada y tampoco estuvo en riesgo”, pues el Congreso cumplió con los procedimientos constitucionales y demostró su “compromiso democrático” cuando el 9 de noviembre votó a favor de la destitución de Vizcarra, acusado de “incapacidad moral permanente” por supuestamente cometer actos de corrupción.

PERCEPCIÓN CIUDADANA

Ese episodio, sin embargo, sí fue amplísimamente percibido por la mayoría de los peruanos como una amenaza a la democracia por haber usado un cuestionado recurso constitucional que desató una ola de marchas ciudadanas, protagonizadas por decenas de miles de jóvenes.

La represión a la masiva protesta se saldó con una brutal actuación policial que dejó dos jóvenes muertos, Inti Sotelo y Brayan Pintado, lo que retiró a Merino, quien encabezaba el Gobierno de transición, la ya escasa legitimidad social que tenía y terminó forzando su renuncia.

“Preocupado” por la imagen que el país pueda dar a la comunidad internacional, el también congresista Merino, con el respaldo de varios otros legisladores que también apoyaron la destitución de Vizcarra, citaron al Parlamento al ministro de Cultura, Alejandro Neyra, para que respondiera por esta actividad.

Así, Neyra participó la víspera de una videoconferencia, en la que dijo que la exposición fotográfica floreció de las solicitudes espontáneas de los ciudadanos y que tiene “un contenido ético y social que recoge los hechos que acaecieron el mes pasado”.

En la ceremonia de inauguración de este jueves, el titular de Cultura definió la muestra como un “homenaje simbólico”, dedicado a la “reparación de la memoria” de un “momento que ha marcado la historia” del Perú.

“La exposición refleja lo que hemos vivido en el país y aquello que no queremos que vuelva a pasar”, aseveró Neyra, quien se mostró convencido de que, durante las marchas de noviembre, “los jóvenes salieron a ejercer su derecho de protesta pacífica, que era necesario en ese momento”.

“CORAZÓN DE LUTO, LA VOZ EN ALTO”

La exposición permanecerá abierta al público hasta el 10 de marzo y presenta 30 paneles con instantáneas de 20 fotoperiodistas tomadas en diversas partes del país, a las que se suman otras decenas de fotografías captadas por ciudadanos que asistieron a las marchas.

La intención de la muestra, según señaló el LUM, es “promover la democracia, la convivencia pacífica, la defensa de los derechos ciudadanos, así como visibilizar las nuevas identidades sociales y culturales”.

Por ello, la actividad también acoge el memorial que fue levantado de forma improvisada en el distrito limeño de Miraflores en homenaje a Sotelo y Pintado, muertos por impacto de bala durante las multitudinarias manifestaciones del 14 de noviembre en Lima.

En el centro de la explanada del LUM, los paneles con fotografías rodean en forma de círculo los rostros de los dos jóvenes, acompañados de decenas de mensajes que gritan solidaridad, agradecimiento, indignación y justicia.

“Siempre serán recordados, Inti y Bryan”, “gracias por luchar por nuestros derechos”, “su valentía no se olvidará”, “el corazón de luto pero la voz en alto”, dicen los carteles.

En el acto de inauguración estuvieron presentes los familiares de las víctimas, además del embajador de España en Perú, Alejandro Alvargonzáles, y el director del LUM, el historiador Manuel Burga, entre otras autoridades.

En su discurso, el representante de la legación española recordó que “aquellos días, España quiso estar con el Perú, independientemente de quién viera qué y quién pensase qué”.

“Esta exposición la entiendo como un espacio de reflexión para mirar atrás para mejor pensar y mirar adelante”, dijo Alvargonzáles, quien reconoció el trabajo de los fotoperiodistas por “llamar a gritos a la reflexión” y “discernir desde todas las posiciones las causas que llevan a momentos dramáticos”.

Por su parte, el director del Lugar de la Memoria, Manuel Burga, reflexionó sobre la relación inseparable de la verdad, la justicia y la reparación y agradeció la iniciativa de los “ciudadanos anónimos” que se comunicaron con el museo y pidieron “guardar la memoria a través de fotografías”.

POLÉMICO DE NACIMIENTO

La controversia generada a raíz de las críticas al enfoque de esta exposición no es la primera que enfrenta el LUM, pues desde su inauguración en diciembre de 2015, este espacio de memoria nacional, dedicado a presentar la historia de violencia política en Perú entre 1980 y 2000, ha sido blanco de críticas por parte de sectores que niegan que las Fuerzas Armadas violaron los derechos humanos o que acusan al museo de hacer apología del terrorismo.

En todo momento, el LUM quiso retratar los episodios de violencia cometidos por las Fuerzas Armadas y los grupos terroristas Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) durante este periodo.

Su afán reside en reconocer y dignificar las víctimas del conflicto interno peruano que, según el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), fueron cerca de 70.000.