La Oferta

January 28, 2023

La CBP inaugura una gran instalación para procesar inmigrantes en la frontera

Los Ángeles, 9 feb (EFE).- La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) anunció  la apertura de una instalación provisional de ocho hectáreas en Donna, en el estado de Texas, cuyo propósito fundamental es procesar a inmigrantes bajo custodia de la Patrulla Fronteriza.

La agencia indicó en un comunicado que “la instalación es impermeable, tiene clima controlado y se espera que proporcione amplias áreas para alimentación, descanso e higiene personal”.

De acuerdo con el texto, el diseño de la nueva instalación, de 160.000 pies cuadrados (ocho hectáreas) y que se asienta en un terreno de 45 acres (18 hectáreas), “representa una mejora considerable respecto a instalaciones previas” de su tipo.

La instalación temporal fue construida para brindar capacidad de procesamiento al Sector del Valle del Río Grande de la Patrulla Fronteriza mientras el centro permanente de procesamiento centralizado en McAllen es renovado.

La agencia señaló que desde abril de 2020 ha detectado un creciente número de personas que han llegado hasta la frontera debido al deterioro de las condiciones económicas en sus países de origen debido a la pandemia de la covid-19 y a desastres naturales como los huracanes Iota y Eta, que asolaron parte de Centroamérica.

Esta apertura se suma a la anunciada el pasado 3 de febrero por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), que informó de que el Gobierno del presidente, Joe Biden, reactivará un centro de alojamiento de niños migrantes en Carrizo Springs, también en Texas, para “la ubicación potencial y cuidado de menores no acompañados” que lleguen a la frontera.

La agencia, que depende del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), es responsable del cuidado temporario de los menores de edad que llegan como inmigrantes sin la compañía de adultos, y que han sido detenidos por las autoridades de inmigración.

Desde abril de 2020 se ha registrado un aumento continuado de inmigrantes que son interceptados en la frontera sur del país, al pasar de poco más de 17.000 indocumentados a los 73.000 reportados en diciembre, cuando se registró el mayor volumen desde 2000.

Y muchos anticipan que con el cambio de la política migratoria de Biden con respecto a la más severa de su predecesor, Donald Trump, esas cifras siguen subiendo en los próximos meses.