Friday, April 16, 2021

México Presente – Frida Kahlo

México Presente

Rodolfo Quilantán Arenas, Cónsul General de México en Little Rock, Arkansas.Cónsul

En esta nueva entrega de los artículos y actividades realizadas por el Cónsul Rodolfo Quilantán Arenas, durante su servicio diplomático en Guayaquil, Ecuador, transcribimos el siguiente, de su libro “México en la Cultura”. En él se “muestra de manera íntegra las publicaciones México Presente y Correspondencia México-Ecuador, editadas y difundidas por el consulado, bajo la dirección del entonces representante de dicha entidad”, destaca en la contraportada del libro publicado por el H. Cuerpo Consular de Guayaquil.  En cada entrega que el Cónsul Quilantán Arenas realizó, presenta la riqueza y diversidad cultural de un país pródigo y generoso.

 

México Presente

 

Frida. Este año se cumplen cien años del natalicio de Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón (1907-1954) y cincuenta años de la muerte de Diego Rivera (1886-1957). Para conmemorar el natalicio de la más grande exponente de la pintura contemporánea de México, se han organizado diversas expresiones culturales. Una de ellas, fue el altar de muertos que se montó en su honor en el Consulado de México en Guayaquil en 2006.

Desde hace tiempo, México y el mundo viven una fridomanía ilimitada que ha hecho de esta célebre pintora un icono de mexicanidad. El Museo Dolores Olmedo, que posee una de las colecciones más importantes de Frida, prestará 26 cuadros para que se exhiban en el Palacio de Bellas Artes, para que junto con otras colecciones se reunan más de 80 piezas y se supere la exposición que organizó la Galería Tate de Londres en 2005.

La Casa Azul de Coyoacán, el Museo Anahuacalli, la Biblioteca José Vasconcelos, la Universidad del Claustro de Sor Juana, el Museo de Arte de Tlaxcala, estaciones del Metro de la Ciudad de México y decenas de espacios públicos en el interior del país, se disponen a rendir homenaje a Frida, al igual que museos y galerías de Estados Unidos, España, Francia, Alemania, Japón y Ecuador.

Además de exposiciones de pinturas, vestuario de Frida (huipiles y tehuanas), fotografías (como la que se inaugurará en abril próximo en Guayaquil), se dictarán conferencias (como las que organiza el Honorable Cuerpo Consular de Guayaquil y el Consulado de México para mayo próximo en Cuenca, Quito y Guayaquil), talleres, libros (nueva edición de Escrituras de Frida Kahlo de Raquel Tibol), películas (Frida, naturaleza viva de Ofelia Medina y Frida de Salma Hayek), documentales, obras de teatro (Cada Quien su Frida), obras musicales (Frida, Un Canto a la Vida), muestras gastronómicas (en casa de Frida y Diego solo se servía comida mexicana), imposición de los nombres de Frida Kahlo y Diego Rivera a dos aviones de Aeroméxico, imposición de sus imágenes en los billetes de quinientos pesos mexicanos, apertura de un archivo de cartas personales de Frida y Diego que permaneció sellado por cincuenta años, una coleccion de muñecas, fragancias, joyería y más de 300 artículos con la imagen de Frida, entre otras.

Pero, ¿Quién fue Frida? Frida nació el 6 de julio de 1907, en Coyoacán, un barrio al sur de la Ciudad de México, y murió en esa misma ciudad el 13 de julio de 1954, a causa de una embolia pulmonar. Su vida estuvo marcada por la poliomyelitis que le afectó su pierna derecha desde los seis años de edad y por un accidente que en 1925 le provocó fractura de la columna vertebral y pelvis, lo cual le impidió tener hijos.

Durante su convalecencia, empezó a pintar y le mostró sus cuadros a Diego Rivera, con quien se casaría dos veces. En su obra recurrió a técnicas y temas extraídos del arte popular e incluyó elementos relacionados con el movimiento surrealista. Un año antes de su muerte expuso por primera vez en México, en la Galería de Arte Contemporáneo de la Ciudad de México.

Al morir, su cuerpo fue velado en el Palacio de Bellas Artes. Hablar de Frida es hablar de pasión, dolor, arte y lucha. Es hablar de una mujer cuyo amor por Diego Rivera la llevó a tocar límites insospechados por el ser humano.

El tema central de la pintura de Frida es ella misma. La mayor parte de los 200 cuadros que realizó durante su carrera fueron autorretratos. Frida solía decir: pinto mi propia realidad. En vida, Frida nunca vendió uno de sus cuadros en más de trescientos dólares. En 2006, su obra Raíces, se vendió en 5.6 millones de dólares en una subasta de Sohteby ’s, considerándose la cifra más alta pagada por una pieza latinoamericana.

Ademas de su arte, Frida se distinguió por su valor y alegría frente al sufrimiento, por su sentido de independencia y rebelión contra algunos aspectos morales y sociales de la epoca, por su fortaleza de espíritu e indomable carácter y por el orgullo de su identidad mexicana.

Marzo 2007