Sunday, May 09, 2021

Relatora de la ONU: sanciones de EE.UU. exacerbaron las calamidades en Venezuela

Varias personas caminan en un mercado el 29 de diciembre de 2020, en Caracas (Venezuela). EFE/ Rayner Peña/Archivo

Caracas, 12 feb (EFE).- La relatora especial de las Naciones Unidas sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos, Alena Douhan, aseguró este viernes que las sanciones aplicadas por Estados Unidos a Venezuela han exacerbado las calamidades en el país sudamericano.

“Las sanciones impuestas, cada vez más, por Estados Unidos han exacerbado las calamidades antes reportadas”, dijo la relatora en su primera y única declaración pública, luego de una visita de 12 días a Venezuela.

Frente a decenas de periodistas, en Caracas, Douhan repasó el historial de reuniones que sostuvo durante su estadía en el país, que incluyó encuentros con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y otra cincuentena de personas.

“Reconozco el efecto devastador de las sanciones sobre los derechos humanos, como la alimentación, la vida, la educación”, prosiguió la relatora, sin dejar de insistir en que las restricciones de los últimos años han exacerbado la crisis en Venezuela, si bien nunca dijo que hubieran originado esta situación, tal y como sostiene el Ejecutivo de Nicolás Maduro.

Entre esos efectos devastadores, explicó, se encuentran el hecho de que el salario mínimo que devenga la mayoría de la población es menor a los 10 dólares mensuales, lo que ha ocasionado que entre 1 y 5 millones de venezolanos abandonasen el país desde 2015.

Las sanciones también han recrudecido el cerco financiero, pues varios representantes del Gobierno tienen restricciones para representar los intereses de Venezuela en el exterior mientras que la principal industria del país, la petrolera Pdvsa, tiene problemas para hacer negocios desde 2017.

Por ello, la relatora instó a los países a levantar las sanciones aplicadas a Venezuela, especialmente a Estados Unidos, Portugal y Reino, países que tienen congelados 6.000 millones de dólares que, remarcó, el país necesita para acceder a alimentos y medicinas.