Friday, February 26, 2021

Ocho décadas de Sergio Mendes, el “embajador bilingüe” de la música brasileña

Recife (Brasil), 17 feb (EFE).- El pianista, arreglista y compositor brasileño Sergio Mendes, mundialmente conocido por canciones como “Mais que nada” y “Magalenha”, cumplió ochenta años de vida convertido en el “embajador bilingüe” de la música brasileña.

Nacido el 11 de febrero de 1941 en la ciudad fluminense de Niteroi, en la región metropolitana de Río de Janeiro, Mendes inició su carrera musical a comienzos de la década de los 60 con el exitoso Sexteto Bossa Río y, tras el viajar por el mundo, se trasladó a Estados Unidos con poco más de 20 años.

Allí alcanzó la fama mundial tras fusionar la samba y la bossa nova con el jazz y otros géneros musicales, una osadía que le valió un Grammy, dos Grammy Latinos y una nominación al Óscar en la categoría de “Mejor canción original” con la banda sonora de la película “Rio”.

“Es el embajador bilingüe de la música brasileña y, a pesar de que muchos como él también compusieron y grabaron en inglés, Sergio Mendes ha sido quien más navegó con la MPB (música popular brasileña) en los dos idiomas”, dijo a Efe el doctor en música y profesor de la Universidad Federal de Paraná Edwin Pitre.

La banda de rock Sepultura, boleristas como Cauby Peixoto y Nelson Ned, Corona, Morris Albert, el consagrado Caetano Veloso y muchos otros brasileños grabaron en inglés, pero ninguno como Mendes se arriesgó con ritmos que fusionan la samba, la bossa nova y hasta el forró, un contagioso baile típico de la región Nordeste.

“Sergio Mendes tiene un sonido diferente por ponerle ingredientes a la bossa nova, que ya es un género que tiene en su esencia la samba y el jazz, pero él le suma el blues, el pop, las congas del Caribe y otros ritmos, lo que lo hace un trabajo único, pero a su vez universal y sin perder la identidad brasileña”, apuntó Pitre.

Para el perito musical e instructor de samba-rock y samba-gafiera Ciro Tajiri, Mendes aprovechó la ola de la bossa nova que invadía Estados Unidos, “pero les entregó algo diferente, en inglés, con matices” y “le agregó la percusión brasileña”.

“¡Es un icono de la música brasileña en tierras extranjeras! Pero nunca más volvió a vivir en Brasil, incluso porque con el estilo que él adoptó a lo mejor no sería muy aceptado, por la metamorfosis musical de sus composiciones que tienen muchos fundamentos de jazz y eso va más con el oído de los estadounidenses”, subrayó Tajiri.

Mendes conoció en 1969 a la cantante brasileña Gracinha Leporace, con quien se casó, es madre de dos de sus cinco hijos y le acompaña desde hace casi cinco décadas, participando activamente de todos sus trabajos como una de las vocalistas.

“MAIS QUE NADA”, UN ÉXITO UNIVERSAL

En 1966, ya viviendo en California, el brasileño creó el grupo Sergio Mendes & Brasil 66, que se consagró con un arreglo del pianista para una versión en bossa nova de “Mais que nada”, una composición de Jorge Ben Jor, considerado el padre del samba-rock, una de las tantas variantes de la samba.

El éxito de su versión de “Mais que nada” lo llevó a participar en un concierto en Lake Tahoe, Nevada, en 1971, en el que estuvo el astro Elvis Presley como atracción central y con quien estableció una amistad.

Después de casi dos décadas viviendo todavía de la repercusión de “Mais que nada”, el brasileño volvió en 1984 a los primeros lugares de las listas musicales en Estados Unidos con “Never gonna let you go”, grabada en inglés y que le abrió las puertas para otro éxito: “Olympia”, canción de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984.

En 2006 lanzó el exitoso álbum “Timeless”, producido por el rapero estadounidense Will.I.Am y que contó con la participación del grupo Balck Eyed Peas, para una nueva versión de “Mais que nada”, así como Stevie Wonder, John Legend, Justin Timberlake y el brasileño Marcelo D2, entre otros.

Su vida siempre estuvo marcada por los “encuentros”, como él mismo declaró en una entrevista reciente al portal de noticias G1: “Sigo mucho mi intuición y soy muy curioso para ese intercambio musical”, señaló.

Con 41 discos y quince sencillos, Mendes conquistó el Grammy en 1993 en la categoría “Mejor álbum de música del mundo”, con su trabajo “Brasileiro”, y fue nominado en la misma, en 2015, con “Magic”. Igualmente puso catorce canciones en el top 100 de la revista Billboard, con dos de ellas en la cuarta posición.

En 2005, el brasileño venció el Grammy Latino en reconocimiento a su “Excelencia musical” y en 2010 volvió a conseguir ese galardón con “Encanto”, en la categoría de “Mejor álbum de pop contemporáneo brasileño”.

Mendes también fue el creador de la banda sonora de la película de animación “Río” y su canción “Real in Rio”, interpretada por Carlinhos Brown, fue nominada al premio Óscar en la categoría de “Mejor canción original”.