La Oferta

May 23, 2022

La pandemia en Brasil, sin horizonte de mejora y con Bolsonaro bajo presión

Un hombre recibe en su casa la primera dosis de la vacuna de Coronavac contra la covid-19, el 23 de marzo de 2021, en Sao Leopoldo (Brasil). EFE/ Daniel Marenco

Sao Paulo, 25 mar (EFE).- Con una media de casi 2.300 muertes diarias, Brasil afronta la fase más crítica de la pandemia del coronavirus sin un horizonte de mejora en el corto plazo, mientras crecen las presiones hacia el presidente Jair Bolsonaro para que solucione un drama que ha puesto a los hospitales en vilo.

El país, que en la víspera superó la barrera de los 300.000 fallecidos, es actualmente el lugar del planeta donde más se muere por covid-19 al día, muy por encima de Estados Unidos (1.024) y México (560), que aparecen justo detrás, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con el sistema público de salud casi colapsado y las reservas de medicamentos para los pacientes más graves bajo mínimos, Bolsonaro se quejó este jueves de que la crisis del coronavirus eclipse las acciones de su Gobierno en otras áreas.

“El Gobierno está funcionando, pero no aparece, solo aparece un asunto ahí”, dijo el mandatario a un grupo de seguidores a la entrada del Palacio de la Alvorada, su residencia oficial en Brasilia, en alusión a la pandemia.

Casi en paralelo, el vicepresidente Hamilton Mourao reconocía en declaraciones a los periodistas que el número de óbitos “ya superó los límites del sentido común”.

UNA CAPILLA USADA COMO MORGUE

En la semana del 15 al 21 de marzo, Brasil aportó el 25 % de todos los decesos mundiales por covid-19. Fueron alrededor de 15.600 óbitos, en la peor semana desde el inicio de la pandemia, hace poco más de un año. Los contagios superan ya los 12,2 millones.

Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de prácticamente todo el país están a rebosar ante la explosión de casos de covid, provocada en parte por la circulación de variantes más infecciosas.

Ese es el caso del hospital municipal O Centenário, en Sao Leopoldo, en la zona metropolitana de Porto Alegre (sur), que está atendiendo a enfermos por encima de su capacidad, que es de 18 camas de terapia intensiva.

Un hombre trabaja en el Cementerio Municipal de Sao Borja, el 23 de marzo de 2021, en Sao Leopoldo (Brasil). EFE/ Daniel Marenco

Solo en el último fin de semana once pacientes que estaban ingresados fallecieron. Los cuerpos de las víctimas son llevados a la capilla del hospital, que es usada como una suerte de morgue, donde los familiares hacen el reconocimiento y se despiden de su ser querido, según constató Efe.

Los ambulatorios de la región tampoco dan abasto y ya no reciben más pacientes por falta de espacio. La vacunación en esta localidad avanza muy lentamente, como en todo Brasil, donde se ha aplicado la primera dosis a tan solo el 6,3 % de la población.

Por otro lado, en Sao Paulo, la Alcaldía anunció este jueves la instalación de 19 plantas de oxígeno para garantizar el suministro a los hospitales de la ciudad, cuyas reservas empezaban a escasear ante el fuerte aumento de los ingresos por coronavirus.

“Llegamos a un punto, en todo el país, en el que no hay control”, afirmó a Efe el médico Fábio Gaudenzi, consultor de la Sociedad Brasileña de Infectología (SBI) y quien ahora está de baja debido al estrés producido por la pandemia.

ADVERTENCIA INDIRECTA A BOLSONARO

Ante el agravamiento de la situación, las cúpulas de los poderes Legislativo y Judicial pusieron firme a Bolsonaro, quien, después de una reunión celebrada la víspera, anunció la creación de un “comité nacional” para combatir la pandemia y pasó a defender “la vida en primer lugar”.

El aparente cambio de tono, sin embargo, ha sido puesto en duda por la oposición y por la comunidad científica, que recuerdan el desdén del líder ultraderechista sobre la gravedad del SARS-CoV-2, hasta el punto de poner en duda la eficacia de las mascarillas.

“No sé si ese comité tendrá éxito mientras la Presidencia niegue la importancia de la enfermedad y las medidas científicas necesarias”, expresó Gaudenzi.