La Oferta

June 18, 2024

El voto latino es clave para que Newsom conserve la gobernación de California

El gobernador de California, Gavin Newsom. EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO/Archivo

Los Ángeles, 24 jun (EFE News).-El gobernador de California, Gavin Newsom, enfrenta oficialmente un proceso de destitución tras confirmarse el número de firmas que se necesitaban para echar adelante el llamado a las urnas, donde los votantes latinos, según expertos, vuelven a ser una pieza clave en los resultados.

La Oficina del Secretario de Estado de California confirmó este miércoles que los partidarios del la destitución del demócrata sobrepasaron el umbral requerido con 1.719.900, tras cumplirse el periodo de 30 días para que se retiraran firmas. Sólo 43 decidieron retractarse.

El Departamento de Finanzas de California tendrá ahora que determinar la cifra que se gastaran en el proceso que marca la segunda vez en la historia del Estado Dorado que se llevará a cabo una elección especial para destituir a un gobernador en funciones.La cuarta en toda la historia de EE.UU. de llegar a las boletas electorales.

El llamado a las urnas se podría dar tan pronto como en octubre, lo que está haciendo que los esfuerzos de los aspirantes a reemplazar a Newsom y él mismo gobernador, pisen el acelerador para garantizar el apoyo de los votantes.

“Tanto Newsom como sus oponentes deberán hacer campaña para ganar el voto latino”, advierte a Efe, el profesor de Historia y Estudios Latinos en Pomona College, Miguel Tinker-Salas.

Añade que los demócratas no pueden dar por sentado que el voto latino es un bloque que apoyará al actual gobernador por lo que “deben tenerlos en cuenta más que nunca”.

Con 7,9 millones de votantes latinos elegibles, California es el estado que más electores hispanos alberga en Estados Unidos, lo que representa aproximadamente una cuarta parte de todo el electorado latino de la nación, según datos del Centro Pew en 2020.

Actualmente los latinos representan el 30% de los votantes de California, una cifra poco despreciable cuando se trata de inclinar la balanza.

Newsom ganó con una gran ventaja la elección en 2018 por 7.721.410 votos, (61%) contra el republicano John Cox que alcanzó a obtener 4.742. 825 votos (38.1%).

Cox hace parte de los candidatos que aspiran a destituir a Newsom, y quedarse con la gobernación, así como la ex atleta olímpica Caitlyn Jenner.

El estratega republicano Luis Alvarado advierte que Newsom tiene con los latinos un reto de partida doble, ya que además de lograr que lo apoyen, tiene que asegurarse de que salgan a las urnas.

“No es un proceso ni parecido al 2020 ni tampoco al 2018 cuando el gobierno de Donald Trump empujó a muchos a salir a votar, entre ellos los votantes latinos”, matiza Alvarado.

Una encuesta de la Universidad de Berkeley en febrero pasado encontró que el 43% de los residentes latinos del estado estaría a favor de mantener al demócrata en su cargo para esa fecha. Sin embargo el 29% se muestra indeciso sobre el tema y el 28% apoyaría su destitución.

En este sentido Tinker-Salas señala que la elección será también una calificación sobre el trabajo del gobernador en la pandemia de coronavirus, que castigó a los latinos más que a cualquier otra comunidad en California, la recuperación económica, y el manejo de la sequía, que amenaza con profundizarse y golpear fuertemente al estado.

“Además tienen que tomarse el tiempo de explicar que este proceso no es una elección normal, y que necesita del respaldo de los latinos”, zanja el catedrático.

Este proceso especial tiene dos partes en lo que se refiere a los votantes: Primero, se les preguntará a los votantes si quieren destituir a Newsom. Al menos el 50% de los votantes tendrá que aprobar el retiro del cargo del demócrata para que la revocación tenga éxito.

En segundo lugar, se le pedirá a los votantes de California que elijan un reemplazo para Newsom de una lista de candidatos.

Alvarado subraya que la estrategia del partido demócrata también impactará este proceso de destitución, y si otros demócratas deciden lanzar su candidatura, entre ellos algunos hispanos que han intentado ir por el puesto como el exalcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa.