Tuesday, October 19, 2021

Casos de covid entre funcionarios de condado floridano suben 460% en un mes

La gente hace cola para llegar al servicio de pruebas de coronavirus covid-19 en la ubicación móvil de pruebas frente al Centro de Gobierno Stephen P. Clark en Miami, Florida, Estados Unidos. EFE

Miami, 11 ago (EFE).- Los contagios de covid-19 entre los funcionarios del condado Orange, en el centro de Florida, aumentaron un 460% en un mes a causa de la rápida propagación de la variante delta, según informaron este miércoles medios locales.

El canal televisivo WESH de Orlando, la ciudad más importante de ese condado, se hizo eco de un informe del director de Seguridad Pública de Orange, Danny Banks, a la junta local de concejales sobre la incidencia de la covid-19 entre los empleados públicos.

Hace 30 días había solo 25 funcionarios de baja por covid-19 y actualmente son 140, según Banks, quien destacó la rapidez con la que la enfermedad del nuevo coronavirus se está extendiendo en esa zona de Florida, el estado que es el centro de la nueva ola de la pandemia causada por la variante delta.

En el condado Orange, los alrededor de 5.000 empleados públicos están desde el pasado 28 de julio obligados a vacunarse contra la covid-19 para poder trabajar.

Orlando, la capital de los parques temáticos y destino turístico número uno de EE.UU., tenía 1,39 millones de habitantes en 2019, según cifras oficiales.

La positividad ha llegado en ocasiones en los últimos 14 días hasta un 19,79 % en Orange, donde el 64,3% de los habitantes mayores de 12 años ha recibido al menos una dosis de la vacuna.

Según los gubernamentales Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el lunes 9 de agosto, ultima fecha de la que se tienen datos, se registraron 15.322 nuevos casos de covid-19 en Florida, con un promedio semanal móvil hasta el 9 de agosto de 20.058 infectados.

El martes, según la Asociación de Hospitales de Florida, había 14.787 personas ingresadas con covid-19, cifra un 145% superior a la del pico de la pandenia en julio de 2020.

Un 47,2% de las plazas en las Unidades de Cuidados Intensivos estaba ocupadas por esos enfermos de covid-19.

El Gobierno federal envió a Florida 200 respiradores y 100 pequeños aparatos para ayudar a los hospitales a hacer frente al repunte de la pandemia.

Más del 95% de los hospitalizados actualmente por covid-19 en Florida son personas no vacunadas.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, mantiene una postura contraria a las recomendaciones de los CDC para hacer frente a la pandemia y rechaza imponer obligatoriamente el uso de mascarillas incluso en las escuelas o exigir certificados de vacunación.

DeSantis ha atribuido el repunte de la pandemia en estados como Florida y Texas en parte a la entrada de inmigrantes indocumentados desde México.