Monday, October 25, 2021

Amaranto: el superalimento de los aztecas

Utilizado por los aztecas en sus rituales, depositado como dulce ofrenda en el Día de Muertos y seleccionado por la NASA para alimentar a sus astronautas, este pseudocereal con sabor a tierra y a leyenda, rebosa poder nutritivo y simbolismo ancestral.

+++ El amaranto es uno de los ingredientes con los que se fabrican las ‘calaveritas’, unas dulces ofrendas con apariencia de cráneo, que se colocan en los altares dedicados a ‘fieles difuntos’ los días 1 y 2 de noviembre de cada año, según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), de México.

+++ También cuenta la historia que los aztecas decoraban sus ofrendas con figuras hechas con amaranto y pastas comestibles, informa el SIAP sobre este grano considerado en la actualidad como un ‘superalimento’, debido a su alto valor nutritivo y contenido en proteínas y a su máximo aprovechamiento.

+++ El amaranto se considera un pseudocereal, ya que no es un grano, sino más bien una semilla que se convierte en fruto y se muele originando una harina sin gluten. Su contenido de proteína es comparable al de la leche de vaca y contiene casi todos los aminoácidos esenciales, según la nutricionista Andrea Marqués.

Es un grano originario de las montañas andinas, que ya cultivaban las antiguas civilizaciones aztecas e incas. Era un alimento de gran consumo y altamente apreciado. Los indígenas le atribuían propiedades vigorizantes y afrodisíacas. En la actualidad, su cultivo se ha extendido al resto del continente sudamericano y países como India.

Este pseudocereal está considerado un superalimento. Debido a sus propiedades, el amaranto fue designado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos como «el mejor alimento de origen vegetal para consumo humano».

La NASA lo seleccionó junto con la quinoa para mejorar la dieta de los astronautas. Según la FAO, el amaranto se consume tanto como hortaliza como cereal. Las hojas de amaranto se suelen recolectar frescas para utilizarlas en ensaladas o escaldadas, al vapor, hervidas, fritas en aceite y mezcladas con carne, pescado, semillas de cucurbitáceas, cacahuete (maní) o aceite de palma. Algunos consideran esta planta como un recurso en la lucha contra la desnutrición y la pobreza.

El amaranto puede ser consumido de en licuados, ensaladas o espolvoreándolo en fruta. También se utiliza para empanizar carnes o espesar sopas. Además, el amaranto puede combatir la ansiedad que algunas personas podrían experimentar durante la cuarentena

El amaranto ayuda a reducir el colesterol en la sangre. Un estudio publicado por la Academia de Oxford encontró que comer proteínas en el desayuno como las que contiene el amaranto pueden disminuir los niveles de grelina, una hormona que estimula el hambre.

Otro de los motivos por los que es bueno consumir amaranto es que aporta al cuerpo ácido fólico. Este es un elemento recomendado para las mujeres embarazadas, por lo que si estás esperando un bebé o conoces a alguien que esté embarazada, puedes recomendarle este ingrediente.

Para hacer alegrías se utilizan moldes de metal, plástico, madera y utensilios de cocina como cucharas, cazuelas y palas; además de anafres calentados por mecheros. Se derrite chocolate a baño maría, se agrega amaranto en una cazuela, cucharadas de café y se mezcla todo durante unos segundos. Cuando el amaranto está listo lo deposita en un molde de metal, hasta que quede listo.