Thursday, December 02, 2021

La nueva caravana migrante hace una parada en Chiapas para curar heridas

Migrantes centroamericanos, caminan en caravana este viernes con destino a Estados Unidos, este viernes en el municipio de Huixtla, en Chiapas (México). EFE/Juan Manuel Blanco

Huixtla (México), 19 nov (EFE).- La nueva caravana migrante que se formó en las últimas horas en el suroriental estado mexicano de Chiapas avanzó este viernes unos 18 kilómetros más y descansa ahora en el municipio de Huixtla, mientras el contingente que ya llegó al estado de Veracruz se encuentra cada vez más diezmado.

La caravana en Chiapas, conformada por unos 4.000 migrantes, en su mayoría centroamericanos y haitianos, hizo una escala en el municipio de Huixtla para descansar y poder curarse las heridas e hidratarse.

Tras llegar a este municipio, el contingente ha avanzado un total de 41 kilómetros tras partir apenas este jueves de Tapachula, localidad fronteriza con Guatemala.

Los extranjeros aprovecharon la hospitalidad de la Iglesia católica para poder estar seguros bajo su paraguas y no ser detenidos en algún punto de este municipio.

De acuerdo con el sacerdote de la iglesia San Francisco de Asís de Huixtla, Hayman Vázquez, se debe permitir a los migrantes proseguir su ruta porque en el sur del país “no hay trabajo” y, después de tantos meses de esperar, a muchos de ellos se les han terminado los recursos.

Además, consideró que esta nueva caravana está muy bien organizada, por lo que ni las autoridades migratorias ni la Guardia Nacional logrará frenarla.

En Huixtla, además de la Iglesia católica las autoridades de Protección Civil municipales también han atendido a los miles de migrantes que se han instalado en el centro de la localidad, donde han recibido atención médica y agua para hidratarse.

Eleazar Gustavo García, originario de Honduras, pudo obtener su visa humanitaria que le permitió trabajar durante un año.

Sin embargo, según explicó a Efe, este documento migratorio se le venció y por ello decidió sumarse a la caravana.

Migrantes centroamericanos, caminan en caravana este viernes con destino a Estados Unidos, este viernes en el municipio de Huixtla, en Chiapas (México). EFE/Juan Manuel Blanco

Irma Romero, también hondureña, explicó que viaja con tres niñas en la caravana de migrantes y decidió salir porque no cuenta con recursos para permanecer en Tapachula.

El destino de esta caravana es en principio la Ciudad de México, donde buscarán regularizar la situación migratoria, aunque no descartan enfilar directamente hasta la frontera norte, tal y como anunció recientemente el contingente que partió hace casi un mes también desde Tapachula y que hoy se halla en el oriental estado de Veracruz.

CANSANCIO EN VERACRUZ

Paralelamente, la caravana que en las últimas horas llegó a Veracruz se encuentra este viernes avanzando a pie desde la localidad de Loma Bonita hacia el norte de esta región, una de las más peligrosas del país.

Al llegar a Campo Nuevo, unos 10 kilómetros más adelante, los migrantes descansaron y esta tarde podrían retomar la ruta, rumbo a Sayula de Alemán.

Los migrantes lo hicieron, como en días pasados, vigilados por las fuerzas de seguridad y también apoyados por cuerpos médicos.

Según el propio Gobierno de Veracruz, en esta caravana, que llegó a congregar en su inicio hace casi un mes cerca de 5.000 personas, estaría ahora conformada por apenas unas 300 personas.

El cansancio tras más 500 kilómetros ha hecho mella en ellos -hay muchas familias con niños- y por esto centenares de ellos se han sumado a la propuesta del Instituto Nacional de Migración (INM) de regularizar su estancia y abandonar el contingente.

OLA MIGRATORIA

Migrantes centroamericanos, caminan en caravana este viernes con destino a Estados Unidos, este viernes en el municipio de Huixtla, en Chiapas (México). EFE/Juan Manuel Blanco

Estas dos caravanas avanzan mientras la región vive un flujo migratorio récord hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) “encontró” más de 1,7 millones de indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021, que terminó el 30 de septiembre.

Los grupos se han puesto en marcha después de que en los primeros días de septiembre las autoridades mexicanas frustraran el avance de cuatro caravanas migrantes que partieron precisamente desde Tapachula.

México ha detectado más de 190.000 inmigrantes indocumentados de enero a septiembre, cerca del triple que en 2020, además de haber deportado a casi 74.300, de acuerdo con la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación.