La Oferta

October 3, 2022

El alza de intereses vuelve pesadilla el sueño de comprar casa en Latinoamérica

Vista de un apartamento a la venta en Buenos Aires (Argentina), en una imagen de archivo. EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Redacción América, 25 jun (EFE).- El paulatino aumento de las tasas de interés y la estrategia común de los bancos centrales para encarar la inflación están convirtiendo en una pesadilla el sueño de muchos latinoamericanos de tener vivienda propia, un lujo que parece reservado sólo a quienes tienen suficientes ingresos para cubrir créditos elevados.

La subida de las tasas de interés se presenta en un contexto marcado por fuertes aumentos de los tipos decretados por la Reserva Federal de Estados Unidos con el propósito de reducir el consumo y, por ende, la inflación, aunque todavía no se habla de una burbuja inmobiliaria como la que produjo la última crisis financiera de comienzos de siglo.

DIFICULTADES PARA COMPRAR CASA EN BRASIL

El sector inmobiliario en Brasil se ha visto golpeado por el aumento de los intereses, lo que profundiza las dificultades para que la clase media pueda acceder a una vivienda propia.

“La oferta de crédito se ve golpeada por un aumento en el precio que tiene un efecto muy perverso sobre la financiación inmobiliaria. Es una situación que tiende a deteriorarse mucho en los próximos meses y años”, explica a EFE Claudio de Moraes, profesor de Macroeconomía y Finanzas de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

CRÉDITOS HAN DISMINUIDO UN 42 % EN MÉXICO

México no es la excepción. Su banco central también ha subido los intereses, que se encuentran en 7,75 %, en medio de una inflación del 7,6 %.

Según Gabriela Siller, directora de Análisis Económico del Grupo Financiero Base, las tasas de la economía siguen la misma dinámica que los tipos de referencia que dicta el Banco Central mexicano, por lo cual si la tasa de referencia sube, las de crédito también.

CRÉDITOS COSTOSOS EN ARGENTINA

En Argentina, la depreciación del peso en un contexto de elevadísima inflación ha encarecido los costos para acceder a créditos hipotecarios.

El Banco Central ha aumentado este año seis veces la tasa de referencia de política monetaria, que pasó del 38 % al 52 %. Esto ha impactado en las tasas aplicadas a depósitos y préstamos, y también en el caso de los créditos hipotecarios. Según datos del emisor, la tasa efectiva anual para créditos hipotecarios llegó al 40,42 % en mayo último, frente a una tasa del 34,12 % a finales de 2021.

LA VIVIENDA, TEMA CONSTITUCIONAL EN CHILE

El tema en Chile es tan candente que el acceso a la vivienda está considerado en el proyecto de Constitución que recién se terminó de redactar y se someterá a plebiscito el próximo 4 de septiembre.

Según el Ministerio de Vivienda, en Chile faltan cerca 650.000 viviendas y hay más de 81.000 familias viviendo en campamentos, donde a menudo no hay agua corriente ni electricidad.

“El costo de financiar la adquisición de vivienda está alcanzando los niveles más elevados de la última década, a lo que se suma la significativa reducción de los plazos de este tipo de préstamos, de 30 a 20 años”, indicó la Cámara Chilena de la Construcción en su informe de marzo.

ACREDITAR INGRESOS EN PERÚ, UN LÍO ADICIONAL

El gran problema en Perú para la compra de vivienda es que casi el 80 % de la Población Económicamente Activa está en el sector informal, por lo que las entidades financieras solicitan diversas constancias de ingresos.

Los requisitos para acceder a un crédito inmobiliario son ser mayor de edad (18 años), disponer de unos ingresos netos mensuales de 1.500 soles (400 dólares), además de tener una continuidad laboral de al menos un año. Las tasas de interés fluctúan entre el 17,50 % y el 12,60 %, dependiendo de los montos solicitados y del tiempo de pago, que puede llegar a los 300 meses.

VIVIENDA DE INTERÉS SOCIAL EN COLOMBIA

En Colombia, el Gobierno de Iván Duque (que finaliza el próximo 7 de agosto) cuenta con dos programas de ayudas para comprar un inmueble: el subsidio para adquirir “vivienda de interés social (vis)” y el “subsidio frech no vis”, una cobertura que consiste en otorgar un valor mensual para el pago de los intereses corrientes del préstamo cuando se compra vivienda nueva.

Del primer programa forma parte la iniciativa “Mi Casa Ya”, a la cual pueden aplicar quienes buscan una vivienda que en el mercado tenga un valor inferior a los 150 millones de pesos (unos 37.500 dólares).

Los subsidios otorgados dependen de los ingresos familiares, pero parten desde los 30 millones de pesos (unos 7.500 dólares) para ingresos menores a cuatro salarios mínimos mensuales y pueden llegar hasta los 50 millones de pesos (unos 12.400 dólares).