La Oferta

August 17, 2022

Organizaciones piden aumentar uso del español para atraer voto latino de EE.UU.

Fotografía cedida por The Hispanic Council del acto de presentación del informe “El español en la política de Estados Unidos”, hoy, en el Capitolio de Estados Unidos, en Washington (Estados Unidos). EFE/ Pablo García / The Hispanic Council

Washington, 28 jun (EFE).- Los presidentes de varias organizaciones para el progreso de la comunidad hispana en Estados Unidos pidieron este martes que aumente el uso del español por parte de los políticos de este país con el objetivo de atraer el voto latino.

“Creo que vamos a ver más y más congresistas que no son hispanos usar tanto el español como el inglés”, dijo la presidenta del Instituto de Liderazgo Hispano en el Congreso (CHLI), Mary Ann Gómez, durante un evento en el Capitolio para presentar el informe “El español en la política de EE.UU”, publicado cada dos años por el laboratorio de ideas español The Hispanic Council.

La fundadora de Fuentes Strategies y exjefa de gabinete en la Cámara de Representantes, Jennice Fuentes, dijo que el bilingüismo “es una ley, no un favor que se le debe hacer a nadie”.

Fuentes explicó que, de acuerdo al título VI del Acta de Derechos Civiles de 1964, cualquier empresa que recibe asistencia federal debe ofrecer sus servicios en un idioma que pueda entender la gente que no habla inglés.

En la Cámara de Representantes, sin embargo, apenas 74 congresistas de los 441 que ocupan un escaño -el 16,8 %- usan el español en sus comunicaciones digitales.

En el Senado las cifras son algo más altas: de 100 senadores, 28 utilizan el español para comunicarse con sus votantes a través de publicaciones en internet o por redes sociales.

Los números muestran, sin embargo, una tendencia al alza que, en palabras del presidente de The Hispanic Council, Daniel Ureña, muestra que el uso del español trasciende a los representantes hispanos en el Congreso, e incluso a los partidos Demócrata y Republicano.

“Tradicionalmente ha habido más conciencia por parte de los demócratas de interactuar con los hispanos pero yo creo que eso se ha superado, y yo creo que cada vez más tanto los republicanos como los demócratas son más conscientes de la importancia del voto hispano”, aseguró Ureña a Efe.

Sus palabras hacen referencia a las grandes diferencias entre conservadores y progresistas en el uso del español: entre los senadores republicanos, apenas el 8 % usan el idioma (una cifra que no ha variado desde el primer informe, en 2018), mientras que casi la mitad de los demócratas lo usan en sus comunicaciones digitales.

En la Cámara de Representantes la historia es parecida, con un 28 % de demócratas que usan el español frente a un 5 % de republicanos.

Según el presidente de la Asociación Latina por los Principios Conservadores, Alfonso Aguilar, esto es porque, a medida que la comunidad hispana se asimila a la cultura estadounidense cada vez menos latinos hablan español.

“Hemos visto en estudios que el hispano ya en la tercera generación no le gusta que le etiqueten como hispano. O sea, se siente americano (estadounidense)”, explicó a Efe Aguilar.

El que fuera jefe de la Oficina de Ciudadanía durante la presidencia de George W. Bush (2001-2009) fue muy crítico también con la idea de que hablar en español atraiga un número de votantes suficiente como para ganar elecciones, y le dio mucha más importancia a “la batalla de las ideas”.

Además, para el conservador, las posturas más progresistas que los demócratas están tomando en asuntos como el aborto o las restricciones a las armas contribuyen a acercar a los votantes hispanos a la derecha, independientemente del idioma que usen los representantes republicanos.

Ureña, de The Hispanic Council, discrepa. “Yo creo que el español es visto como un tesoro, como un legado cultural, y creo que sigue siendo algo que las familias hispanas valoran”, explicó Ureña, quien ve además como un error que el uso del español se vea “como sinónimo de no americano”.

“No se puede entender la historia, el origen y la evolución de Estados Unidos sin la aportación de la herencia hispana”, concluyó el español.