La Oferta

July 22, 2024

La línea de salud mental 988 se expande, pero no demasiado en zonas rurales

Por Christina Saint Louis

EFE/EPA/ETIENNE LAURENT

Washington, 29 jul (KHN vía EFE).- La línea 988 de National Suicide Prevention Lifeline, que se lanzó el 16 de julio, fue diseñada como una herramienta universal de apoyo a la salud mental para quienes llaman en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Pero Estados Unidos es un mosaico de recursos para asistencia en situaciones de crisis, y el nivel de apoyo que reciben las personas que llaman al 988 depende de su código postal.

En particular, los residentes de zonas rurales, que mueren por suicidio a una tasa mucho más alta que los de áreas urbanas, a menudo tienen problemas para acceder a los servicios de salud mental. Si bien el 988 puede conectarlos con un centro de llamadas cerca de casa, los recursos en persona podrían estar lejos.

Se supone que el nuevo sistema brindaría a las personas una alternativa al 911. Sin embargo, los que llaman desde áreas rurales con una crisis de salud mental aún pueden ser atendidos por personal policial, en lugar de especialistas en salud mental.

Más de 150 millones de personas en el país, la mayoría de comunidades rurales o parcialmente rurales, viven en lugares designados como áreas de escasez de profesionales de salud mental por la Administración de Servicios y Recursos de Salud federal.

Eso significa que sus comunidades no tienen suficientes proveedores de salud mental, generalmente psiquiatras, para atender a la población.

La Administración Biden distribuyó alrededor de 105 millones de dólares a los estados para ayudar a aumentar la dotación de personal de los centros de llamadas de crisis locales para el nuevo sistema 988.

Pero los estados son responsables de llenar los vacíos para lograr una atención consistente en la que confíen las personas que llaman, si necesitan más que una conversación telefónica. También asumen la mayor parte de la responsabilidad de dotar de personal y financiar sus centros de llamadas 988, una vez que se agoten los fondos federales.

La Administración Federal de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, que administra el 800-273-8255 actual, que se expande al 988, ha dicho que un estado que lanza un programa exitoso garantizará que las personas que llamen tengan un profesional de salud mental con quien hablar, un equipo móvil de crisis para responder, y un lugar a donde ir, como una residencia temporal de crisis, que ofrezca diagnóstico y tratamiento.

La agencia federal también tiene la intención de que el 988 reduzca la dependencia de las fuerzas del orden público, amplíe el acceso a la atención de salud mental y alivie la presión sobre las salas de emergencia.

Es posible que esos objetivos no se desarrollen por igual en todos los estados o comunidades.

Si un centro de llamadas no tiene un equipo móvil de crisis para despachar, “no tienes la estabilización, entonces básicamente vas del centro de llamadas, si no pueden satisfacer sus necesidades, a la sala de emergencias”, dijo el doctor Brian Hepburn, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Directores de Programas Estatales de Salud Mental.

El grupo desarrolló la legislación modelo 988 para los estados que enfatiza la necesidad de servicios consistentes sin importar dónde está la persona que llama.

Para que el nuevo sistema de llamadas sea coherente, “realmente se necesita esa continuidad completa de la atención”, dijo Hepburn.

Pero cuando se lanzó 988, la mayoría de los estados no habían aprobado leyes para llenar los vacíos en la atención de salud mental.