La Oferta

February 4, 2023

Científicos piden que la Conferencia de Biodiversidad proteja las turberas

ARCHIVO/EFE/J.J.Guilén

Toronto (Canadá), 1 dic (EFE).- Científicos de todo el mundo denunciaron este jueves la explotación comercial de turberas -humedales que albergan una gran variedad de especies-, y pidieron que la Conferencia de la ONU sobre Biodiversidad COP15, que comienza el 7 de diciembre en Montreal (Canadá) actúe para protegerlas.

En una declaración firmada por 40 científicos especializados en la investigación de las turberas, reclamaron una mayor protección de regiones como la cuenca del Congo, los bosques boreales de Canadá o las turberas de la Amazonia peruana.

Dan Zarin, director ejecutivo de Wildlife Conservación Society (WCS, Sociedad para la Conservación de la Fauna), declaró que “la destrucción de las turberas es una de las formas más obvias en que los humanos están socavando los sistemas de apoyo de la vida” que permiten a los seres humanos “prosperar en la Tierra”.

Zarin añadió que la explotación comercial de las turberas, que han acumulado cantidades ingentes de dióxido de carbono a lo largo de miles de años -algunas tienen más de 40.000- contribuye “a la crisis climática que está costando miles de millones de dólares y millones de vidas”.

Las turberas sólo representan algo menos del 3% de la superficie terrestre pero almacenan el equivalente al 70% del carbono contenido en todas las reservas conocidas de carbón, petróleo y gas, unos 600.000 millones de toneladas, explicó.

Euridice Honorio Coronado, una científica peruana de la Universidad St. Andrews (Reino Unido), declaró hoy durante una rueda de prensa que las turberas en la Amazonia peruana cubren 6,3 millones de hectáreas y almacenan 5 petagramos de carbono (5.000 millones de toneladas).

Honorio destacó que la deforestación en las turberas de la Amazonia peruana “está creciendo por la expansión de la agricultura, la minería y las ciudades”.

A preguntas de Efe, Honorio dijo que son necesarios fuertes acuerdos internacionales, como el que se puede conseguir en la COP15 de Montreal, para detener la pérdida de biodiversidad.

“Las turberas tropicales pueden contribuir al objetivo, no sólo al conservar la biodiversidad pero también al luchar contra el cambio climático”, explicó.

Las turberas tropicales son el hogar del 45% de las especies mamíferas en peligro de extinción y el 33% de todas las aves en peligro.

En concreto, la cuenca del Congo, en la República Democrática de Congo, es el hogar del gorila occidental de llanura y del elefante africano del bosque mientras que las turberas de Indonesia acogen el orangután y el tigre de Sumatra.

Los científicos destacaron que tanto la cuenca del Congo como el bosque boreal de la bahía de Hudson, en Canadá, están en riesgo por la explotación minera y la extracción de petróleo y gas.