La Oferta

May 24, 2024

“Jesus Revolution” reivindica la figura del predicador “hippy” Lonnie Frisbee

Fotograma cedido por Dan Anderson/Lionsgate, que muestra a los actores Kimberly Williams-Paisley y Jackson Robert Scott durante una escena de la película Jesus Revolution. EFE/Dan Anderson/Lionsgate

Los Ángeles (EE.UU.), 24 feb (EFE).- La película “Jesus Revolution” revive el movimiento contracultural cristiano surgido en las décadas de 1960 y 1970 en California (EE.UU.) y reivindica la figura de Lonnie Frisbee, un evangelista hippie que fue borrado de la historia del movimiento.

“(Frisbee) Fue un extraordinario ser humano y un testigo poderoso de la gracia de Dios y de los milagros en el mundo”, aseguró en una entrevista con EFE Jonathan Roumie, quien da vida al predicador en la ficción que estrena en salas de cine este viernes.

Frisbee fue un personaje relevante para el movimiento cristiano de la época y su carisma y simpatía lo llevaron a ser líder y cofundador de iglesias cristianas como Calvary Chapel y Vineyard Movement en la vida real.

Sin embargo, su visión sobre la religión y rumores sobre su orientación sexual generaron su excomulgación de la iglesia cristiana y la difamación y disminución de su trabajo en el movimiento dedicado a Jesucristo.

“A Lonnie lo alejaron de esta historia y Greg Laurie (autor del libro ‘Jesus Revolution’) lo vio como una injusticia. Por eso escribió sobre él. Yo creo que merece la dignidad que todos merecemos porque es un hijo de Dios”, expresó Roumie.

La película basada en las memorias de Laurie, sigue la vida del autor -interpretado por Joel Courtney (“The Kissing Booth”)- un joven que toca fondo después de experimentar con los excesos de las drogas y formar parte de la efervescencia hippie de la época.

Fotograma cedido por Dan Anderson/Lionsgate, que muestra a los actores Joel Courtney y Anna Grace Barlow durante una escena de la película Jesus Revolution. EFE/Dan Anderson/Lionsgate

En el camino, Laurie se encuentra con Frisbee, un empático predicador hippie que lo invita a formar parte del movimiento cristiano emergente lleno de jóvenes, del que acepta ser parte para poder cambiar su vida.

“Esta historia realmente pasó y tuvo un profundo efecto en la sociedad de la década de los 70 de todo el país. Eso (y el guion) me intrigaron mucho”, mencionó Courtney, de 27 años, quien disfrutó de hacer un viaje al pasado durante el rodaje.

La película también cuenta con la participación de Kelsey Grammer, quien encarna al pastor estadounidense Chuck Smith, responsable de acercar a la juventud a la iglesia cristiana en tiempos de la guerra de Vietnam con la iglesia Calvary Chapel.

Roumie, quien se ha convertido en una superestrella de las producciones audiovisuales cristianas desde su actuación como Jesucristo en la serie “The Chosen”, considera que las iglesias de todas las religiones pueden aprender del ejemplo de unión, diversidad y respeto que plantea el filme.

“Hay ciertas cosas que la gente siente que son menos excusables que otras y eso genera exclusión, pero creo que esa no es nuestra decisión sino la de Dios”, apuntó.

Por su parte, Courtney consideró que, aunque se trata de una película cristiana, la historia también puede ser disfrutada por personas que no profesan dicha religión.

“Es una historia de amor, gracia, perdón y de la necesidad de la comunidad y la familia”, finalizó.