La Oferta

May 22, 2024

Uno de cada 4 estudiantes de entre 12 y 18 años sufre acoso en Florida

ARCHIVO/EFE/Celeste Rodas de Juarez

Miami, 27 feb (EFE).- Casi uno de cada cuatro estudiantes de entre 12 y 18 años experimenta acoso en el ámbito escolar en Florida (EE.UU.), una acción que puede erosionar la autoestima del alumno y hacer que asistir a la escuelas se convierta en un “serio desafío”, señaló ese lunes la oficina de la Fiscalía del Distrito Sur del estado.

En ese contexto de acoso escolar, la Sección de Coordinación de Aplicación de la Ley de la Fiscalía recordó que recientemente más de un centenar de alumnos de quinto y sexto grado se reunieron en el gimnasio de una escuela “charter” (concertada) de la ciudad de Doral, aledaña a Miami, para asistir a una presentación sobre la intimidación en los colegios, ciberacoso y consejos para mantenerse seguros en internet.

Según la investigación presentada, “alguien típicamente intimida porque probablemente fue intimidado. Y en lugar de detener el ciclo de comportamiento, elige intimidar por temor a convertirse en una víctima”.

“Cuando seas intimidado, no muerdas el anzuelo. No te enojes, porque eso es exactamente lo que quieren que hagas. Si alguien te dice que eres feo, responde bien, creo que tú eres hermoso”, dijo Darcey Lindsley, especialista en este tipo de situaciones.

Lindsley advirtió de la importancia de informar a los profesores o superiores siempre que se sufre o se asiste a una situación de acoso escolar.

Apuntó la experta de la Fiscalía que, en el pasado, “la intimidación generalmente se producía cara a cara”, pero ahora “está en todas las redes sociales y muchos niños se convierten en víctimas” de este delito.

En la presentación y respecto de la seguridad en internet, Lindsley enfatizó en la necesidad de ser siempre escéptico con el chat en línea. “Ese compañero de 10 años en el chat podría ser, con bastante facilidad, un joven de 40 años con malas intenciones”, alertó.

Por eso Lindsley exhortó a los alumnos a que no se confíen tanto y “no revelen demasiado” de sí mismos, “ya que nunca se sabe quién está en el otro extremo de ese mensaje”.