La Oferta

June 20, 2024

Supremo de EE.UU. permite cancelación de deuda de miles de estudiantes

Vista exterior del edificio Healy Hall en el campus de la Georgetown University de Washington D.C (Estados Unidos). Imagen de archivo. EFE/ Jim Lo Scalzo

Washington, 14 abr (EFE).- El Tribunal Supremo de Estados Unidos decidió este jueves permitir la cancelación de unos $6.000 millones de dólares en deuda estudiantil.

El Supremo rechazó intervenir en un caso presentada por tres universidades que le pedían bloquear una decisión judicial que permitía perdonar la deuda de miles de estudiantes de unas 150 instituciones educativas en el país acusadas de malas prácticas.

Tres de estas instituciones solicitaron a la Corte Suprema bloquear una conciliación legal que concedía la cancelación de la deuda a miles prestamistas que aseguraron haber pedido los créditos basados en afirmaciones fraudulentas por parte de las instituciones educativas.

La conciliación fue aprobada por un juez en California, basándose en una ley federal que permite cancelar la deuda estudiantil en circunstancias específicas.

Sin embargo, las partes demandantes aseguraron en su petición al Supremo que la conciliación representó una confabulación entre los abogados de Biden y los deudores, según recogen medios nacionales.

El Tribunal Supremo debe decidir en los próximos meses sobre un caso también relacionado con la deuda estudiantil pero de mayor alcance que concierne al plan del presidente Joe Biden para perdonar la deuda de millones de personas.

A finales de agosto del año, Biden anunció que iba a perdonar parte de la deuda que millones de universitarios contrajeron con la Administración federal para poder pagar sus estudios.

Esta decisión fue demanda ante varias cortes por parte de gruos conservadores en distintos estado del país, que lo han llevado hasta el Supremo.

El mandatario informó de la cancelación de hasta 20.000 dólares de deuda por estudiante, aunque la medida solo prevé beneficiar a quienes ganan menos de 125.000 dólares al año o a quienes, estando casados, suman ingresos por debajo de los 250.000 dólares anuales.