La Oferta

June 12, 2024

Plataforma con inteligencia artificial busca democratizar la salud en México

Fotografía cedida por PROSPERiA de la directora de PROSPERiA, Cristina Campero, acompañada de su director de tecnología, Alejandro Noriega, mientras posan en Ciudad de México (México). EFE/ PROSPERiA

Ciudad de México, 19 may (EFE).- Emprendedores mexicanos presentaron este jueves Zana, una aplicación de telemedicina que incorpora inteligencia artificial, para democratizar el acceso a los servicios de salud de calidad mediante la tecnología.

“Zana es una plataforma de salud digital con la cual pretendemos atender problemas de salud mental y atención femenina, principalmente”, dijo en conferencia de prensa Cristina Campero, directora de PROSPERiA, desarrolladora de la herramienta digital.

La directiva explicó que esta plataforma de telemedicina e inteligencia artificial está enfocada en la salud primaria, y cuenta con médicos y psicólogos en línea, donde el usuario accederá a consultas inmediatas o programadas a bajo costo.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), durante 2020, el primer año de la pandemia, el 28% de la población (35,7 millones de personas) carecía de servicios públicos de salud.

Zana, explicó Campero, nace para ayudar a cubrir esta demanda.

“En México más de 25% de la población no tiene acceso a la salud, es decir, más de 33 millones de mexicanos no tiene acceso a servicios de salud por falta de cobertura o por la dificultad de acceder”, indicó.

“Nuestra misión es lograr que cualquier persona, en cualquier lugar, pueda detectar sus enfermedades a tiempo y, así, prevenir las consecuencias”, añadió.

Campero detalló que durante la pandemia el uso de telemedicina creció un 233% y continúa al alza.

“A partir de la pandemia, las personas buscaron nuevas formas de acceder a servicios de salud de manera remota, fue así como la telemedicina, que ya era una opción, aceleró su desarrollo y se convirtió en una herramienta rápida, segura y confiable”, detalló.

Entre las ventajas está que cada paciente contará con su historial clínico dentro de la plataforma, lo que permitirá una atención personalizada.

Zana se enfoca en 4 áreas principales para cerrar la brecha de salud: alta calidad con protocolos estandarizados, continuidad en el tratamiento, precios accesibles -las consultas cuestan entre 100 y 400 pesos (5,64 y 22,56 dólares)- y una oferta amplia para atender condiciones estigmatizadas.

“Sabemos que la falta de acceso es aún mayor en mujeres y en la comunidad LGBT+, especialmente en temas como salud sexual y reproductiva, además de que viven mayor violencia de género que tiene impacto en la salud física y mental además de que existe tabúes y estigmas que evitan que se busquen servicios”, explicó Campero.

La plataforma, ya disponible, permite a los pacientes tomar consultas, dar seguimiento oportuno y, si es necesario, se pueden prescribir recetas electrónicas y junto a un aliado comercial, se pueden enviar medicamentos y realizar toma de muestras para estudios de laboratorio casa domicilio.

Además tiene un chatbot que detecta emergencias además de recomendar consultas, “lo que da acceso masivo y gratuito inmediato a orientación de calidad”, expuso Alejandro Noriega, director de Tecnología de PROSPERiA.