La Oferta

March 1, 2024

Un juzgado mantiene en vigor las restricciones de la nueva política migratoria de Biden

Archivo. EFE/EPA/Yuri Gripas / POOL

Los Ángeles (EE.UU.), 3 ago (EFE).- Un panel de la Corte del Noveno Circuito de Apelaciones en California ha dejado este jueves en vigor las restricciones al asilo del Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, mientras prosigue un litigio contra las medidas implementadas en mayo pasado.

La decisión bloquea la orden del juez federal Jon S. Tigar de suspender las restricciones por considerar que violan las leyes de asilo de EE.UU. y ponen en grave peligro a los solicitantes.

Tigar falló el pasado 26 de julio a favor de una demanda presentada por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), que ha comparado las restricciones a los solicitantes de Biden con las emitidas por el Gobierno del expresidente Donald Trump (2017-2021).

El panel de la corte de Apelaciones decidió que las medidas que incluyen un programa humanitario para los solicitantes de asilo de Venezuela, Nicaragua, Haití, Cuba y Ucrania continuarán vigentes mientras se desarrolla el litigio.

La demanda busca “un retorno por parte del Gobierno al proceso legal, lo cual significa que, cuando una persona llega a un puerto de ingreso o cruza (la frontera) entre esos puertos, tiene el derecho de pedir asilo y que de que se escuche su caso”, explicó a EFE Katrina Eiland, directiva de ACLU, cuando se presentó la querella legal.

El juez Tigar había dado un plazo de 14 días al Gobierno de Biden para apelar su fallo antes de suspender las restricciones.

Blas Nuñez-Neto, subsecretario de Política Fronteriza e Inmigración del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dijo la semana pasada a EFE sobre el caso que el Gobierno de Biden está dispuesto “a pelear… y a llegar a la Corte Suprema si fuese necesario”.

En el pasado, la ACLU se alzó con una victoria contra las medidas impuestas por el Gobierno de Trump que restringía la posibilidad de pedir asilo a los migrantes que hubieran pasado antes por otros países, donde debían presentar sus solicitudes antes de proseguir su camino hacia EE.UU..

Según los demandantes estas reglas “operan tal como lo hicieron las vedas de asilo del gobierno anterior”.

Al respecto, Eiland, que defendió el caso en la corte, dijo que “hemos recorrido este camino antes con Trump, las prohibiciones de asilo eran crueles e ilegales entonces, y nada ha cambiado ahora”.