La Oferta

April 20, 2024

Aumenta el 7,8% un índice de pobreza en EE.UU. tras fin de ayuda por la pandemia

Un hombre sin hogar empaca sus pertenencias en McPherson Square en Washington. EFE/ Shawn Thew

Washington, 12 sep (EFE).- La tasa suplementaria de pobreza en Estados Unidos fue del 12,4% en 2022, un incremento del 7,8% sobre el año anterior debido a la terminación de los programas de asistencia para paliar la pandemia, informó este martes la Oficina del Censo.

La llamada Medida Suplementaria de Pobreza (SPM, en inglés) toma en cuenta los beneficios no monetarios como la asistencia gubernamental, los bonos por niños y los créditos impositivos.

Se trata del primer aumento de la SPM desde 2010, en tanto que la tasa oficial de pobreza se mantuvo casi igual: fue del 11,5% en 2022 comparada con el 11,6% de 2021, añadió el informe.

Esta tasa oficial toma en cuenta los ingresos monetarios antes de impuestos y los compara con un umbral de pobreza que en 2022 fue de 13.590 dólares por persona, o 23.030 dólares para una familia de cuatro personas.

Por otro lado, el ingreso real medio de los hogares bajó en un 2,3% de los 76.330 dólares anuales en 2021 a los 74.580 dólares en 2022, y la inflación en ese período fue del 7,8%, el mayor incremento anual en el costo de vida ajustado desde 1981.

Después del cimbronazo económico causado por la pandemia de la covid/19 en 2020, el Producto Interior Bruto de Estados Unidos creció casi un 6% en 2021 y 2,1% en 2022, según la Oficina de Análisis Económico (BEA), del Departamento de Comercio.

Según BEA, las ganancias de las empresas aumentaron un 22,6% en 2021 y un 6,6% en 2022.

El informe de hoy de la Oficina del Censo indica que las remuneraciones medias reales de todos los trabajadores, incluidos los de empleados a tiempo completo y los de tiempo parcial, disminuyeron un 2,2% entre 2021 y 2022.

La agencia calculó que en algún momento de 2022 un total de 25,9 millones de personas (7,9% de la población) careció de seguro de salud, en comparación con 27,2 millones (8,3%) en el año anterior.

La cobertura con seguros privados siguió siendo más prevalente que la cobertura pública, con 65,6% y 36,1% respectivamente, agregó el informe.