La Oferta

February 25, 2024

Robert Card, un militar en la reserva que estuvo ingresado en un psiquiátrico

EFE/EPA/CJ GUNTHER

Washington, 26 oct (EFE).- El sospechoso de haber matado este miércoles a 18 personas en la localidad estadounidense de Lewiston, Robert Card, es un militar en la reserva de 40 años de edad que estuvo dos semanas ingresado en un psiquiátrico.

El hombre sigue a la fuga, está considerado armado y peligroso y está siendo perseguido por homicidio.

El portavoz del Ejército, Bryce Dubee, confirmó este jueves a la cadena Fox News que Card ha sido reservista más de dos décadas, desde diciembre de 2002, y ha recibido “múltiples premios” por su servicio, pero según añadió CBS News nunca ha sido desplegado en combate.

Su última residencia conocida está en Bowdoin, de nuevo en el estado de Maine, y a poca distancia tanto de Lewiston como de Lisbon, el lugar en el que se encontró su coche después del ataque, que tuvo lugar en un restaurante y en una bolera e hirió también a 13 personas.

Las autoridades de Maine precisan que nació el 4 de abril de 1983.

Según la ficha facilitada por el Centro de Análisis y de Información de Maine, difundida por medios como la cadena NBC News, es instructor en el manejo de armas de fuego.

Ese mismo boletín añade que este pasado verano estuvo ingresado dos semanas en una institución mental y dado de alta posteriormente.

NBC News añade que Card señaló “oír voces” y amenazó con disparar contra la Base de la Guardia Nacional en Saco, Maine.

Un portavoz de la Universidad de Maine indicó a ese canal que el sospechoso estudió allí Tecnología de Ingeniería de 2001 a 2004 pero no se graduó.

Según la cronología del ataque colgado en Facebook por la Policía estatal de Maine, desde que empezó el ataque a las 18.56 hora local (22.56 GMT) hasta que fue identificado pasaron solo tres horas. Para las 21.56 hora local las fuerzas del orden ya habían distribuido su nombre.

Card tiene a más de 350 agentes implicados en su búsqueda, tanto de Maine como de otras agencias federales, y en Canadá, país con el que el estado comparte frontera, también están vigilantes. Su hermano, según la cadena CNN, ha pedido que se entregue.