La Oferta

March 5, 2024

Diseñador colombiano Peñaranda rinde tributo a su madre con su nueva colección

Fotografía cedida por el diseñador colombiano Raúl Peñaranda que muestra a una modelo durante la presentación de su nueva colección otoño-invierno, con la que rindió tributo a su madre, Lida, una modista que lo inspiró a seguir una carrera en el mundo de la moda y quien falleció el pasado noviembre, en Nueva York (EE.UU.). EFE/ Juan Manuel Vargas R./ Diseñador Raúl Peñaranda

Nueva York, 10 feb (EFE).- El diseñador colombiano Raúl Peñaranda presentó hoy su nueva colección otoño-invierno con la que rindió tributo a su madre Lida, una modista que le inspiró a seguir una carrera en el mundo de la moda, quien falleció el pasado noviembre.

“Forward” (adelante) es el nombre de la elegante propuesta que el diseñador presentó en el marco de la Semana de la Moda de Nueva York, compuesta en su mayoría por vestidos largos, de corte asimétrico, ajustados monos en tela metálica y pantalones.

También propuso vestir a la mujer con faldas de cadera alta sobre la rodilla y de vuelo amplio, inspirada en la moda de los 60, “como la que usaba Olivia Newton Jones en Grease”, pantalones largos de pata ancha y algunos cortos.

Los protagonistas de esta jornada fueron unos lazos “oversize”, de tamaño exagerado, a la cintura, que terminaban como una cola en el vestido; también a un lado como único adorno de la pieza, o en bufandas al cuello.

Peñaranda comentó a EFE que llamó “Forward” su colección, la 29 que presenta de forma consecutiva, porque su madre siempre solía aconsejarle que siguiera “adelante” cuando las cosas no le iban bien.

“Cada colección es basada en una emoción personal y ésta es la vida de mi mamá. ¿Por qué ‘Forward’? Porque cuando era pequeño y de adulto, y las cosas no me salían bien, cuando se me cerraba una puerta, mi mamá siempre me decía ‘mi’jito para adelante'”, recordó.

“Me decía ‘no te venzas’ y aquí estoy rindiéndole homenaje con 12 piezas de la colección atelier, la mayoría vestidos largos”, destacó.

Recordó que su madre le enseñó a coser a escondidas de su padre, un entrenador de fútbol, “porque en ese entonces ser costurero en un mundo machista estaba mal visto”.

Peñaranda, que no pudo evitar se quebrara su voz al recordar a su madre durante la prestación de la colección, siempre solía mostrarle sus propuestas antes de llevarla a la pasarela para conocer sus sugerencias, comentó.

Esta colección destaca además porque es la primera vez que el diseñador no utiliza colores sólidos para su propuesta, para la que se decantó por estampados de animales y telas brocadas en hojas y lunares en colores neutrales: marrón, negro, gris, plateado o dorado brocado.

Muchas de las telas -algunas metálicas y sedas- fueron bordadas en la India con hilo de oro para esta colección, una de ellas en cristal de Swarovski.

Algunos de los vestidos tenían doble manga -larga con cremallera y una corta al inicio del brazo-, una fusión de la década de los 60 con lo moderno, dijo Peñaranda, que cuando emigró a Nueva York trabajó como botones en un hotel antes de dedicarse al competido mundo de la moda.

El invierno no es excusa para lucir sensual y elegante, según el modisto, que incluyó escotes, transparencias, pantalones y blusas cortas en su propuesta.