La Oferta

April 24, 2024

Aseguran tentáculos del narcotráfico presentes en todas las esferas de gobierno hondureño

Fotografía de archivo del expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. EFE/ Humberto Espinoza

Nueva York, 27 feb (EFE).- Los tentáculos del narcotráfico han estado presentes en todas las esferas del Gobierno de Honduras: la policía nacional, el cuerpo militar, políticos, jueces, fiscales, alcaldes “entre otros” e incluso en las presidencias de Porfirio Lobo y su predecesor Juan Orlando Hernández (JOH), según ha trascendido en el juicio en Nueva York contra Hernández (2014-2022).

Durante este proceso judicial la Fiscalía ha sentado en la silla de los testigos a varios narcotraficantes que cumplen sentencia en EE.UU como Alexander Ardón y al exlider del poderoso cartel de Los Cachiros, Devis Rivera Madariaga, que continua mañana, así como al colombiano y exconvicto Luis Pérez (nuevo nombre, a quien los medios han identificado como Alexander Monroy Murillo), entre otros.

Todos han asegurado haber entregado sobornos a la campaña de JOH, -quien es juzgado en esta ciudad por tres cargos relacionados con el narcotráfico- a cambio de que les diera protección para continuar con el tráfico de cocaína y no ser deportados.

Rivera Madariaga dijo haber enviado en 2013 un soborno por 250.000 dólares con un empleado suyo, que identificó como Fernando, a Tegucigalpa, que presuntamente fue entregado a Hilda Herrnández, hermana del entonces aspirante a la presidencia de Honduras.

Aunque JOH, que entonces era presidente del Congreso, no estaba en se momento, su hermana aseguró que ése era “un hombre de palabra” y que cumpliría con lo prometido, de acuerdo con el tetsimonio.

“¿Fue Juan Orlando uno de los políticos que sobornó?”, preguntó la Fiscalía a inicios del interrogatorio, lo que el testigo confirmó e insistió desde la silla de los testigos que usó dinero del narcotráfico a cambio de protección para Los Cachiros continuar operando, para sus líderes (Devis) y su hermano Javier para no ser extraditados y contratos del Gobierno para su empresa Inrimar donde blanqueaban dinero de las drogas.

Rivera Madariaga, vestido con su mono naranja de prisionero y que cumple cadena perpetua, aseguró además que JOH asistió a una fiesta de cumpleaños en 2013 de Moncho Lobo (hijo de Porfirio Lobo) a la que acudieron varios narcotraficantes. Devis no acudió pero sí su hermano Javier Rivera, quien le hizo una video llamada.

Aseguró que JOH también estuvo en la fiesta y pidió apoyo para su campaña a cambio de brindarles protección. “Javier me llamó desde la fiesta. Hablamos durante 20 o 30 minutos. Dijo que Juan Orlando Hernández estaba allí”, indicó a preguntas de la Fiscalía Rivera Madariaga, quien admitió haber asesinado a 78 personas y haber participado en torturas.

En esa vídeo llamada, afirmó, pudo ver a JOH quien era abrazado por el narcotraficante Neftalí Duarte Mejía, que ahora cumple cadena perpetua en EE.UU. así como a otros traficantes.

En horas de la mañana terminó su testimonio, en su segundo día en el juicio en la corte federal para el distrito sur en Manhattan, el exconvicto Luis Pérez, quien detalló que haber aportado con 2,4 millones de dólares a la campaña presidencial de Hernández en 2013. un millón fue entregado a través de Tony Hernández, hermano de JOH y que está preso en EE.UU, también por narcotráfico.

La defensa de Hernández, que entrevistará mañana a Rivera Madariaga, ha reiterado que ninguno de los testigos ni la Fiscalía ha presentado evidencia de correos, grabaciones, vídeos para sostener sus acusaciones en contra del exmandatario hondureño y asegura que los testigos mienten y que se trata de venganza contra JOH porque fueron extraditados bajo su presidencia.

Está previsto que este juicio concluya la próxima semana. La Fiscalía dijo que aún le restaban entre 7 a 10 testigos, tres de los cuales son cooperantes y se presume que uno de ellos es Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo, que también cumple sentencia por narcotráfico y que ha salido a relucir en los testimonios.