La Oferta

June 14, 2024

El asesinato de tres surfistas subraya los riesgos del turismo en partes de México

Personas se manifiestan para exigir justicia por el asesinato de tres surfistas extranjeros, el 7 de mayo de 2024, en la ciudad de Ensenada, en Baja California (México). EFE/Alejandro Zepeda

Ciudad de México, 8 may (EFE).- El reciente asesinato de los surfistas australianos Callum y Jake Robinson, de 33 y 30 años; y el estadounidense Jack Carter Rhoad, de 30 años, en la región costera de Ensenada, en el estado de Baja California, resalta los riesgos para el turismo asociados a la violencia en el país y pese al auge de México como destino global.

El suceso ha generado profunda preocupación entre el sector turístico del estado del Pacífico mexicano, fronterizo con Estados Unidos, país del que proceden gran parte de sus visitantes.

Así se expresó Karim Chalita Rodríguez, presidente del Comité de Turismo y Convenciones (Cotuco) de Tijuana, la mayor ciudad del estado, al reconocer los efectos adversos.

“Sí nos puede repercutir (…) Nos afecta sobre todo que fue una noticia a nivel internacional”, indicó Chalita en declaraciones recogidas por los medios locales.

La brutal muerte de los surfistas, desaparecidos el pasado 27 de abril y cuyos sus cuerpos fueron encontrados el 3 de mayo, quedó patente en la explicación de la fiscal general del estado de Baja California, María Elena Andrade, quien señaló en rueda de prensa como presunto móvil del asesinato el robo del vehículo y apuntó que el problema es que se produjo en una “zona remota”.

“Al ver que se le salió de control lo que originalmente fue un robo, tratan de deshacerse de los cadáveres arrojándolos a este pozo, a una distancia entre seis o siete kilómetros del primer hallazgo”, afirmó Andrade este domingo.

La fiscal precisó que “todos presentan orificio por arma de fuego en la cabeza”.

Además, Andrade agregó un dato escalofriante: había un cuarto cadáver en el pozo, que llevaba más tiempo allí, y del cual se desconoce su identidad.

Personas se manifiestan para exigir justicia por el asesinato de tres surfistas extranjeros, el 7 de mayo de 2024, en la ciudad de Ensenada, en Baja California (México). EFE/Alejandro Zepeda

“Tienen que morir extranjeros para que nos hagan caso”

La paradoja de México es que mientras numerosos gobiernos, como el de EEUU, no dejan de emitir alertas de viaje por peligrosidad en gran parte de los estados que componen el país, el número de turistas que llegan continúa al alza.

En su último reporte de 2023, el Departamento de Estado aconsejaba “no viajar” explícitamente a cinco estados: Colima, Guerrero, Michoacán, Tamaulipas y Zacatecas; y a otros siete instaba a “reconsiderar su viaje”: Baja California, Chihuahua, Durango, Guanajutato, Sonora, Jalisco y Morelos.

“Los crímenes violentos, como el homicidio, secuestros y robo, son comunes y generalizados en México. El gobierno de EEUU tiene una capacidad limitada de ofrecer servicios de emergencias a ciudadanos estadounidenses en muchas áreas de México, dado que los viajes de empleados del gobierno de EEUU a ciertas áreas está prohibido o restringido”, señaló.

Al mismo tiempo, México se ha consolidado en los últimos años como uno de los principales destinos turísticos del mundo. En 2023, llegaron a México más de 42 millones de turistas extranjeros durante todo el año pasado, un 10% más que en 2022, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Consciente de los posibles efectos sobre la importante industria turística del país, el gobierno de México ha desplegado importantes operativos policiales en temporadas vacacionales que dejan impactantes imágenes de bañistas disfrutando de las hermosas playas de Acapulco o la Riviera Maya rodeados de soldados fuertemente armados.

La ola de violencia que vive el país con casi 30.000 homicidios en 2023 y más de 110.000 personas desaparecidas ha provocado una cierta normalización y fatiga en la opinión pública mexicana

En una las manifestaciones de protesta en Ensenada (Baja California) tras conocerse la muerte de los hermanos Robinson y su amigo Carter Road, una de las tablas de surf llevaba pintado el lema: “Tienen que morir extranjeros para que nos hagan caso”. EFE