La Oferta

April 22, 2024

“No son vacaciones, sino cuarentena”: España teme la huida de los madrileños

Una terraza en el centro de Madrid este viernes. Por “responsabilidad social” muchos restaurantes están cerrando temporalmente por el avance del coronavirus, especialmente en Madrid, la comunidad con más casos, adelantándose a la “falta de medidas” de las administraciones públicas. EFE/Mariscal

Madrid, 13 mar (EFE).- Los madrileños se ha convertido en la diana de las criticas de muchos españoles y gobiernos regionales, quienes les acusan de desoír las recomendaciones sanitarias frente al coronavirus y ponerles en riesgo por huir de su región, lo que puede ayudar a extender los contagios.

En las últimas 72 horas, la región de Madrid experimentando una situación anómala que ha empujado a miles de personas a abandonar la región, desoyendo las recomendaciones de las autoridades que apelan a la responsabilidad para evitar traslados no urgentes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, insistió hoy en “la máxima responsabilidad y absoluta disciplina social” y en que “el heroísmo” es también “quedarse en casa” para frenar la propagación, pero en numerosas zonas del país el éxodo de forasteros, sobre todo de madrileños, ha generado alarma.

Es un mensaje que además están intentando reforzar las zonas receptoras de miles de estudiantes que han regresado a sus lugares s de origen, pero también de los muchos madrileños que poseen segundas viviendas en la costa o en los pueblos del interior.

UNA HUIDA EN FALSO QUE LLEVA EL VIRUS A OTRAS REGIONES

Se trata de una huida en falso pues más allá de alejar la posibilidad de contraer el virus, están contribuyendo a la expansión del Covid-19, tal como está sucediendo en la región costera de Murcia (sureste), donde varios de los casos que dieron positivo ayer fueron de estudiantes que regresaron de Madrid.

El presidente regional, Fernando López Miras, tachó de “irresponsables” a las personas que llegan desde focos de infección por tomarse las medidas de cuarentena como unas “vacaciones”.

Por ello, Murcia decretó el confinamiento de toda su zona costera, una medida drástica que afecta a siete municipios con 400.000 personas en los que no habrá “libertad de movimiento” y se cerrarán todos los negocios a excepción de alimentarios y farmacéuticos.

Una situación similar vive la región de Valencia (también en la costa del mar Mediterráneo), según cuenta a Efe Ariana Grau, residente en la localidad de Altea, quien asegura que “el pánico ha cundido hoy cuando la gente sabe que muchos madrileños han venido a su segunda residencia”.

“Hay temor a que no se queden en sus casas e inconscientemente contagien a los residentes habituales”, añade.

“No son vacaciones, es una emergencia sanitaria”, afirmó tajante la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, quien pidió que no se viaje “si no es imprescindible”.

LA SIERRA Y LOS PUEBLOS DEL INTERIOR TAMBIÉN RECIBEN MADRILEÑOS

Pero las zonas turísticas de la costa no son los únicos lugares que están recibiendo miles de madrileños, sino que también en pueblos de la sierra de Madrid, habitual centro de descanso de los habitantes de la capital, y del interior más rural de España se vive una situación igualmente inusual.

El caso de Soria (una de las zonas más despobladas del norte de España) es también revelador y, según cuentan los lugareños, estos días están viviendo escenas muy alejadas de la normalidad, como la llegada de foráneos a los supermercados donde llenan sus coches con víveres y regresan a su ciudad.

“Sobre todo los estudiantes universitarios han regresado. También hay gente que ha venido y que va a teletrabajar desde aquí”, cuenta a Efe la soriana Aurora Escribano.

Macarena Soto