Wednesday, December 02, 2020

“Soñadores” demandarán al Gobierno para que cumpla dictamen del Supremo

Un grupo de “”soñadores”” (jóvenes indocumentados beneficiados por la Acción Diferida conocida como DACA) , en Washington, DC. EFE/ Shawn Thew/Archivo

Chicago (IL), 2 oct (EFE News).- Jóvenes indocumentados que aspiran a beneficiarse de la Acción Diferida, anunciaron este viernes que presentarán una demanda colectiva en Chicago para obligar al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a aceptar el dictamen de la Corte Suprema de Justicia que dio luz verde al programa federal.

“El supremo no autorizó al Gobierno a obrar como se le antoje, hay procedimientos legales que deben seguirse”, declaró a Efe el abogado al frente de la demanda, Chris Bergin.

En su opinión, el DHS ha actuado en “abierto desafío” al dictamen de la corte, que calificó a mediados de junio de “caprichoso y arbitrario” el decreto de Donald Trump de 2017 por el que cancelaba el programa de la Acción Diferida Para Los Llegados en la Infancia (DACA).

De esta manera, los términos del programa se mantenía como cuando entró en vigor el 15 de junio de 2012, bajo el mandato de Barack Obama (2009-2017).

Sin embargo, el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) anunció a fines de agosto que no iba a aceptar nuevos solicitantes de DACA y solo otorgaría renovaciones de un año, y no de dos como hasta ahora, lo que ha suscitado críticas de activistas que argumentan que estas medidas contrarían el fallo de la corte.

“No hay excusas para no cumplir con la ley, el Gobierno tiene que aceptar nuevas solicitudes y al rechazar a miles de postulantes está violando también la quinta enmienda de la Constitución, que asegura a todos el derecho al debido proceso”, dijo Bergin.

La decisión de la corte obliga al Gobierno a seguir tramitando las extensiones de los permisos y a aceptar las solicitudes de nuevos candidatos del programa, lo que incluyen a unos 650.000 beneficiarios directos que deben renovar sus permisos.

También a más de 300.000 nuevos solicitantes, entre quienes se cuentan alrededor de 55.000 personas que en los últimos tres años han cumplido la edad para acogerse al programa.

La demanda colectiva de Chicago se presentará ante la Corte Federal de Circuito antes de fin de mes, informó el abogado, con la firma de “soñadores” de todo el país.

“Estamos esperando recolectar la mayor cantidad posible de firmas. Cuanto más sean, mejor”, dijo Bergin, quien recordó que se realizan procedimientos judiciales similares en Nueva York y Texas para revertir las decisiones del DHS.

En Chicago, la demanda se realiza en el marco de una campaña denominada “Right 2 Family” (“Derecho a una familia”), que también apoya una iniciativa del congresista demócrata por Illinois, Bobby Rush, para aprobar en el Congreso una ley de alivio para los “soñadores” y sus padres.

“Trágicamente, 12 millones de nuestros vecinos, amigos y seres queridos son obligados a vivir en las sombras bajo la amenaza constante de deportación”, declaró recientemente el legislador, al anunciar el Proyecto de ley “American Right 2 Family”, que presentará en breve.

Además de proteger de la deportación a los jóvenes que hayan llegado al país antes de los 16 años, que es lo que permite DACA, sí como permiso para trabajar legalmente, el proyecto de ley también propone beneficiar a sus padres y el regreso al país de los “soñadores”, como se conoce a los beneficiarios del programa federal, que hayan sido deportados.

“Esto ayudaría a poner fin a la separación inhumana de familias, ocurrida en la llamada tierra de los libres”, señaló Rush.

Obama también creó en 2014 una Acción Diferida para unos cinco millones de padres de “soñadores”, de niños ciudadanos y residentes permanentes, llamada DAPA en inglés, pero fue frenada por un Tribunal en Texas y nunca logró ser implementada.

Por su parte, el concejal del Distrito 25 de Chicago, Byron Sigcho López, anunció hoy en conferencia de prensa que piensa presentar una resolución en el Concejo Municipal para apoyar el proyecto de Rush, que calificó de “una esperanza” para la comunidad inmigrante.