Wednesday, January 26, 2022

Ciudad de México rehuye de conquista al cambiar nombres de calles y estatuas

Detalle hoy de un aviso de la calle de la noche triste, que pasa junto a la plaza del árbol homónimo en Ciudad de México (México). EFE/Sáshenka Gutiérrez

Ciudad de México, 12 mar (EFE).- El Gobierno de la Ciudad de México decidió cambiar nombres de calles y estatuas emblemáticas de la capital para que, 500 años después de la conquista española, se ponga en valor la diversidad cultural y se rescate la memoria histórica, algo con lo que muchos ciudadanos coinciden pero otros consideran innecesario.

“Deberían cambiar los nombres, pero todo depende del cristal con el que se mira. Está mal (enseñada la historia) desde los libros de texto y no basta con cambiar los nombres, hay que saber historia”, dijo a Efe Sergio Ruiz, un vecino de la capital.

Desde su llegada al Gobierno en diciembre de 2018, el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha mostrado a favor de reformular la historia de México en la que, considera, los mexicanos aparecen como vencidos y colonizados.

Incluso a finales de 2019, el mandatario envió una carta al rey de España y al papa Francisco exigiendo una disculpa por lo sucedido a partir de 1519 durante la conquista.

“Hemos decidido conmemorar México-Tenochtitlan y en esta conmemoración, más allá de si es 1325 la fecha de su fundación, lo que queremos es resaltar la gran diversidad y lo que representaba inclusive en términos de su cosmogonía la cultura mexica”, dijo esta semana la jefa del Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum.

Un hombre camina hoy frente al árbol de la noche triste, en Ciudad de México (México). EFE/Sáshenka Gutiérrez

Para la mandataria, este 2021, en el que se celebran 700 años de la fundación de Tenochitlan, es un momento importante para reflexionar sobre “la llamada conquista de México” y preguntarse por qué algunos de los lugares de la ciudad llevan el nombre de eventos o personajes que representan momentos cruentos para la historia mexicana.

“Nosotros somos una raza muy grande y no me gusta que los extranjeros pensaran que como mexicanos no podemos. Me gustaría que nos recordasen por nuestros patriotas, no por los que vinieron y nos conquistaron”, consideró para Efe otra transeúnte, Lourdes González.

RESIGNIFICACIÓN

El árbol de la Noche Triste conmemora la noche del 30 de junio al 1 de julio de 1520, cuando ocurrió la primera y única derrota de las tropas de Hernán Cortés (1485-1647) y sus aliados indígenas a manos del ejército mexica en México-Tenochtitlán.

La leyenda cuenta que Cortés lloró la derrota frente a un árbol, un añejo ahuehuete ubicado en la calzada a Tacuba, en la Ciudad de México, que hasta ahora recibía el nombre del árbol de la Noche Triste pero que, según anunció la jefa de Gobierno, ya no se reconocerá de esa manera y se creará una calzada de la Noche Victoriosa.

Dos mujeres caminan hoy junto a letreros de calles que han sido renombradas, cerca a la avenida Obregón en Ciudad de México (México). EFE/Sáshenka Gutiérrez

“Si bien es cierto que hace 500 años fue la derrota del México-Tenochtitlan, también es cierta la resistencia de los Pueblos Originarios, pero también es cierto que no debemos olvidar lo cruento que fueron esos años de la llegada de Hernán Cortés a México”, dijo Sheinbaum.

También se cambiará de nomenclatura al tramo de Puente de Alvarado a San Cosme -tramo que va desde la céntrica Alameda Central hasta la Avenida Insurgentes- por el nombre de Calzada México-Tenochtitlan, “para reivindicar la memoria de quienes resistieron hasta el final en defensa de su cultura y de su Patria”.

Pedro de Alvarado (1485-1541) fue uno de los conquistadores más sanguinarios de la conquista española y principal perpetrador de la matanza del Templo Mayor, el 22 de mayo de 1520, mientras Cortés estaba en Veracruz.

Los cambios de denominaciones de calles y monumentos se dan antes de que se inauguren las actividades de conmemoración de “México-Tenochtitlan, siete siglos de historia”, que iniciarán el próximo 21 de marzo, con el equinoccio de primavera en la zona arqueológica de Cuicuilco, en el sur de Ciudad de México.