La Oferta

May 23, 2022

Perú, cuarto país de Suramérica en ratificar el protocolo contra el trabajo forzoso

Lima, 19 mar (EFE).– Perú se convirtió en el cuarto país de Suramérica en ratificar el protocolo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) contra el trabajo forzoso, con lo que se compromete a adoptar medidas más eficaces para prevenir y erradicar esta práctica.

El protocolo, refrendado por el Congreso con 99 votos a favor, 2 en contra y 2 abstenciones, marca un hito en el objetivo de acelerar la política e intervenciones que garanticen el cumplimiento y respeto de los derechos fundamentales en el trabajo de todos los peruanos y peruanas, valoró la OIT este viernes en un comunicado.

La ratificación también es para la OIT un avance en los compromisos asumidos por Perú en la Alianza 8.7, una iniciativa global de la misma oficina de las Naciones Unidas para acelerar las políticas de erradicación de trabajo forzoso y otras formas contemporáneas de esclavitud.

“El protocolo no pondrá fin a la esclavitud moderna por sí solo pero su ratificación es un paso decisivo en ese objetivo” dijo el director de la Oficina de la OIT para los Países Andinos, Philippe Vanhuynegem.

“El Perú ha demostrado, una vez más, su compromiso con la justicia social y la promoción del trabajo decente”, agregó Vanhuynegem.

Entre las medidas enmarcadas en este protocolo está la protección de las víctimas del trabajo forzoso, el acceso a las acciones jurídicas de reparación apropiadas y eficaces, y la aplicación de sanciones a los causantes del trabajo obligatorio.

En el protocolo también se reconoce que el trabajo bajo esas condiciones es una violación de los derechos humanos, ya que atenta contra la dignidad de millones de mujeres, hombres, niñas y niños; además de contribuir a perpetuar la pobreza y ser un obstáculo para el trabajo decente para todos.

Este documento fue adoptado el 11 de junio de 2014 en el marco de la 103 reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), celebrada en Ginebra (Suiza), y desde 2018 se encontraba pendiente de ratificación por el Congreso peruano.

De acuerdo a las últimas estimaciones de la OIT, en el mundo existen cerca de 25 millones de personas víctimas de trabajo forzoso, y en Perú se presenta en mayor medida en la minería, tala ilegal y el trabajo doméstico.