La Oferta

June 25, 2022

EEUU mantiene un crecimiento del 1,6% en el primer trimestre de 2021

Personas caminan con las bolsas de sus compras en Nueva York (Estados Unidos). EFE/Justin Lane/Archivo

Washington, 27 may (EFE News).- La economía de Estados Unidos registró un crecimiento del 1,6% en el primer trimestre del año, sin cambios respecto al primer cálculo hecho hace un mes, en una muestra más del avance en la recuperación tras la crisis provocada por la pandemia del covid-19, informó hoy la Oficina de Análisis Económico (BEA).

Se trata de la segunda estimación, de las tres que hace el Gobierno estadounidense cada trimestre, sobre la actividad económica en el arranque del año después de la contracción anual del Producto Interno Bruto (PIB) del 3,5% registrada en 2020.

La revisión al alza en el gasto de los consumidores, que en EE.UU. supone dos tercios de la actividad económica, fue compensada por el descenso en las exportaciones, de acuerdo al informe.

AVANCE BASADO EN EL RESPALDO GUBERNAMENTAL

La BEA remarcó que el crecimiento vino apuntando por “la reapertura de negocios y la continuada respuesta del gobierno relacionada con la pandemia”.

En concreto, la oficina federal dependiente del Departamento de Comercio mencionó las transferencias directas de efectivo, la extensión del subsidio de desempleo, y las ayudas a pequeñas y medianas empresas tras los dos recientes paquetes de rescate aprobados por el Congreso de EE.UU. en diciembre del pasado año y febrero de 2021.

En lo que se refiere a la tasa anualizada, el indicador más utilizado en EE.UU. y que muestra el crecimiento que tendrá la economía de mantenerse este ritmo todo el año, la cifra sería del 6,4%.

Tanto el gobierno como los mercados esperan que este año se registre una notable aceleración económica.

Para respaldar la expansión, el presidente estadounidense, Joe Biden, ha propuesto un multimillonario plan de inversión en infraestructuras y en programas de protección social, y ha asegurado que el crecimiento de EEUU en 2021 podría superar el 6 % anual, algo que no ha sucedido en el país desde la década de 1980.

DUDAS EN EL HORIZONTE

Pese a ello, en las últimas semanas se han conocido varios indicadores que han generado preocupación acerca del verdadero estado de la economía estadounidense.

Por un lado, en abril se divulgó la tasa de evolución de precios al consumidor, que subió un 0,8 % y ha situado la inflación interanual en el 4,2 %, la más alta registrada desde 2008.

Con ello ha crecido el nerviosismo sobre el despegue de la inflación en la primera economía mundial, lo que podría forzar, de mantenerse en los próximos meses, a la Fed a iniciar la retirada del estímulo.

El presidente del banco central, Jerome Powell, ha señalado que este repunte en los precios es de carácter “transitorio” y que se irá disipando hasta situarse en torno a la meta anual de la Fed del 2% anual en el medio plazo.

Por otro lado, también el mes pasado, el informe mensual de desempleo arrojó un sorprendente dato: la creación de empleo se frenó de forma inesperada en Estados Unidos en abril con 266.000 nuevos puestos de trabajo frente al millón esperado por los analistas.

Además, la tasa de desempleo subió al 6,1 %, una décima más que en marzo.

Este dato ha generado especial inquietud ya que en EEUU todavía hay 8 millones de empleos menos que en febrero de 2020, cuando llegó la pandemia al país.