Friday, January 21, 2022

Preparando la casa para el invierno

Cuando llega el frío es hora de acondicionar la vivienda, por dentro y por fuera, para garantizar la seguridad y aumentar la comodidad hogareña, efectuando una serie de revisiones, limpiezas y operaciones clave en los canalones, chimeneas, calefacción, termostato y cubiertas.

+++ La instalación y limpieza de los canalones, que recogen el agua de la lluvia que cae por el tejado, así como de la caldera y calefacción, que regulan y adaptar la temperatura de la vivienda, son los servicios más solicitados para acondicionar la casa para el invierno, según la plataforma de trabajo profesional Prontopro.

+++ El mantenimiento del aislamiento térmico, que estabiliza la temperatura interior y reduce el consumo energético de la climatización, así como la instalación de chimeneas y la reparación de fugas de agua y de goteras provenientes de las cubiertas de las viviendas, son otros servicios muy demandados.

+++ “Tras una larga temporada de desuso, la caldera y los radiadores necesitan que una empresa, profesional o experto, certifique que estos aparatos están en perfectas condiciones para funcionar de manera óptima durante los meses invernales”, señala Jorge García, experto en servicios de fontanería.

1. Controla la temperatura de tu casa. Programa una inspección del sistema de calefacción y de la chimenea al menos una vez al año para asegurarte de que funcionan de forma segura y eficiente. Por razones similares, los propietarios deben cambiar sus filtros de HVAC cada tres meses. Ajusta tu termostato a 68°F durante el día y a menor temperatura cuando duermes o estás fuera de casa. Puedes ahorrar un 10% en costos de calefacción y aire acondicionado (en inglés) al bajar en 10°F la temperatura de tu termostato durante ocho horas al día. Los termostatos inteligentes, que te permiten programar las temperaturas por anticipado, son aún más eficientes.

2. Programa una auditoría de energía. Primero mira la factura de tus servicios, sugiere Jeff Rogers, presidente del Energy Audit Institute en Nueva Jersey, que capacita y certifica auditores de energía.

“Muchas compañías de servicios te muestran tu consumo de energía en comparación con otras personas en tu área, y si tu uso es alto, sería una buena idea programar una auditoría de energía”, dice Rogers. En general, una auditoría identificará dónde se encuentran las fugas de aire en una casa y la carga conectada —el uso total de energía de todos los electrodomésticos y electrónicos conectados a los enchufes— agrega.

Ponte en contacto con tu compañía de servicios, pues muchas ofrecen evaluaciones de energía en los hogares, a veces en forma gratuita. También puedes hacer una auditoría de energía tú mismo para determinar dónde hay fugas de energía en tu casa. Comprueba si hay grietas en el enmasillado exterior alrededor de puertas y ventanas y asegúrate de que cierren herméticamente, sugiere Rogers. Las personas también pueden hacer una prueba de fugas de aire al encender la secadora o el extractor de la cocina y luego caminar por el interior de la casa con un detector de fugas por humo, sosteniéndolo cerca de los bordes de puertas y ventanas, dice Rogers. Si el humo se mueve, significa que entra aire. Considera reemplazar los electrodomésticos que consumen mucha energía y las bombillas de luz incandescentes.

3. Añade aislante del frío . Colocar aislante del frío (conocido también como aislamiento) en las paredes, el piso del ático, el cielo raso del sótano e incluso el calentador de agua y las cañerías (para evitar que se congelen y aumentar la temperatura de 2 a 4°F) es uno de los pasos más importantes para mantener tu casa cálida este invierno, dice Richard Reina, director de capacitación sobre productos en la tienda por internet TOOLSiD.com.

“Lo primero que piensan los propietarios es no pasar frío”, dice. “Lo que las personas olvidan es la pérdida de energía. Puedes ignorar una pequeña corriente de aire porque está en un cuarto trasero que no usas mucho”, pero eso hace que tu fuente de calefacción trabaje más para mantener tu casa cálida.

4. Bloquea las fugas de aire. Sella o enmasilla grietas alrededor de puertas, cañerías, ventanas y chimeneas para hacer que el aire deje de entrar al interior. Instala o reemplaza los burletes alrededor de las puertas, las ventanas y las unidades de aire acondicionado de ventana. Cada una de estas medidas cuesta menos de $30, pero enmasillar puede ahorrar del 10 al 20% en costos de electricidad y los burletes pueden ahorrar del 5 al 10%.

5. Cambia las ventanas. Reemplaza las ventanas de aluminio viejas por ventanas de vinilo, que ofrecen mejor aislamiento, o instala ventanas de tormenta para reducir la pérdida de calor. Las ventanas de tormenta nuevas de baja emisividad están cubiertas con una capa fina de metal que refleja el calor hacia el interior de una casa. Las ventanas de baja emisividad cuestan entre $60 y $200 cada una, pero pueden ahorrar de $120 a $330 en una factura anual de calefacción y enfriamiento de $1,000. ¿Tienes un presupuesto limitado? Cubre los marcos de tus ventanas con láminas de plástico transparente para reducir la pérdida de calor.

6. Exteriores. Limpia las canaletas para evitar que el agua se acumule y se filtre en el interior o cause presas de hielo, lo que puede provocar que se acumule agua en el techo, se filtre en tu casa y dañe las paredes, los cielo rasos y otras áreas. Considera instalar mallas protectoras para canaletas para mantenerlas libres de obstrucciones. Drena las cañerías de agua externas, las mangueras y los sistemas de irrigación para evitar que se congelen.

El Departamento de Energía de EE.UU. brinda muchas ideas para ahorrar energía (en inglés) que incluye información sobre su costo y cuánta energía ahorrarías. “Ten en cuenta que puedes tener un tiempo limitado para hacer estas cosas”, dice Reina de TOOLSiD. “En el área de Nueva York/Nueva Jersey, la temperatura alcanzó los 75° el otro día y, francamente, no pienso en el aislamiento. Sin embargo, dentro de una semana la temperatura podría estar en 40°”.