Thursday, January 20, 2022

García Marinozzi exalta el valor de la música para mantener la esperanza

El periodista y escritor argentino Gastón García Marinozzi, posa al termino de una entrevista con Efe, el 9 de diciembre de 2021, en la Ciudad de México (México). EFE/Madla Hartz

Ciudad de México, 12 dic (EFE).- El novelista argentino Gastón García Marinozzi asegura que en los momentos duros de la humanidad la música es un recurso para mantenerse de pie y por eso siguen vigentes canciones como “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, de Fito Páez.

“La música y canciones como ésta nos inflan de esperanza. Estamos dispuestos a ofrecer el corazón y que alguien nos lo ofrezca. A pesar de las barbaridades, hay un momento que aparece un milagro en el que creemos que nada está perdido”, dijo el autor este domingo en entrevista a Efe.

García Marinozzi acaba de publicar “¿Quién dijo que todo está perdido?, un ensayo editado por Turner dedicado a la canción de Páez que, 36 años después de haber visto la luz, es un símbolo universal, sobre todo en naciones de habla hispana.

En la obra, el autor diserta sobre las condiciones en que apareció la pieza, un himno del cual se han adueñado a través de los años comunidades de varios países para causas tan diferentes como un beso de amor y un juicio contra militares de la dictadura chilena.

“Lleva 36 años cantándose en muchísimos países; como razón política en algún momento en el regreso a la democracia argentina, en los juicios contra los militares en Chile, en Perú contra la covid, en las marchas en México por los desaparecidos en Ayotzinapa y en España como una canción de amor”, explica.

El periodista y escritor argentino Gastón García Marinozzi, posa al termino de una entrevista con Efe, el 9 de diciembre de 2021, en la Ciudad de México (México). EFE/Madla Hartz

El libro de 254 páginas diserta sobre la historia de la música, la aparición de la figura de Fito Páez en un momento clave de la historia argentina, cuando llega la democracia, proceso acerca del cual cuenta detalles, que, pese a ser políticos, no desentonan.

“Me interesaba rescatar esos dos o tres años primeros de Raúl Alfonsín como presidente, años en los que todo parecía posible, todo era esperanzador. El lector de otros países tiene aquí datos sobre cómo fue el proceso cultural del regreso de la democracia en Argentina”, confiesa.

García Marinozzi, conocido en la literatura hispana por sus novelas “Viaje al fin de la memoria” y “El libro de las mentiras”; escribe ahora su tercera obra de ficción que verá la luz en 2022, pero en medio del trabajo creativo hizo el ensayo en homenaje a Fito Páez y su canción.

Personalidades como Joan Manuel Serrat, Pablo Milanés, Carlos Varela, Eugenia León y Sole Giménez disertan en el libro sobre el valor de una canción que no se refiere a un lugar ni a un momento y por eso su mensaje se adapta a personas de diferentes latitudes.

“Esta es una canción de la familia de las de John Lennon y Bob Dylan; corresponde a la estirpe de “Imagine”, de Lennon, pero también a la de la música francesa, a la española, sobre todo con Serrat, al folclore latinoamericano, el tango y el rock, que en Argentina tuvo su momento cumbre con Charly García”, explica.

Gastón colaboró hace más de cinco años en un documental por el trigésimo aniversario de la canción, convivió con Fito Páez y otros cantautores, a partir de lo cual recopiló información para su libro.

En junio de 2016, Fito visitó a la mexicana Eugenia León en su casa del sur de la Ciudad de México. Delante de García Marinozzi, el argentino llamó por teléfono a Tania Libertad, amiga de ambos en los viejos tiempos, y el diálogo le sirvió al escritor para darle un cierre humano a su libro.

-Tania querida, habla un chico de Rosario que vos trajiste a tocar a este bendito país hace muchos años.

-¿Quién eres?

-No se acuerda quién soy. Soy un chico de Rosario, que fue a tocar a La Habana en 1987, que tenía el pelo largo.

-1988.

El periodista y escritor argentino Gastón García Marinozzi, posa al termino de una entrevista con Efe, el 9 de diciembre de 2021, en la Ciudad de México (México). EFE/Madla Hartz

-Muy bien, ya me estás corrigiendo. Y después nos cruzaste a México.

-Yo te traje al teatro Margo.

-Estamos con Eugenia, quiero que vengas para que cantemos.

Entonces cocinan quesadillas, Eugenia enseña recetas de comida mexicana y toman tequila. Luego levantan la tapa del piano y sin nostalgia regresan al pasado: “Quien dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón, tanta sangre que se llevó el río…”.