La Oferta

February 3, 2023

Navidad deportiva

Las vacaciones navideñas son un buen momento para ponerse en forma y deshacerse del estrés disfrutando de actividades deportivas en familia.

+++ “Es fundamental beber agua o algún líquido caliente antes, durante y después de practicar deportes de invierno. Hay que evitar el consumo de alcohol, ya que reduce los reflejos y puede favorecer una hipotermia”, manifiestan los especialistas de la Clínica Itramed.

+++ Es necesario proteger las zonas expuestas con una crema con factor de protección solar alto, ya que “la nieve refleja hasta el 80% de la radiación solar”, señala la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

+++ “Caminar, montar en bicicleta, practicar deportes, participar en actividades recreativas y juegos son actividades físicas que se pueden realizar con cualquier nivel de capacidad y para disfrute de todos”, apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Navidad es un tiempo para compartir con la familia y los amigos, pero no sólo los manjares típicos de estas fechas. Se pueden pasar grandes momentos y generar recuerdos memorables practicando juntos distintas actividades.

EL EJERCICIO AERÓBICO MEJORA NUESTRA CAPACIDAD CARDIOPULMONAR

Pero, además de respirar un aire más limpio y ayudar a deshacerse del estrés, practicar estos deportes ofrece distintos beneficios para el organismo.

“Al hacer un ejercicio aeróbico, mejoran nuestras condiciones físicas y nuestra capacidad cardiopulmonar y aumenta la producción de glóbulos rojos, que son las células sanguíneas que reparten el oxígeno a los tejidos de nuestro organismo. Tanto es así, que muchos deportistas realizan temporadas de entrenamiento en altura para mejorar su rendimiento”, explica Daniel Cansino Muñoz-Repiso, especialista en cirugía ortopédica y traumatología del Hospital Quirón Salud Sagrado Corazón de Sevilla (sur de España).

Otra actividad característica de estas fechas es el patinaje sobre hielo. Durante el periodo navideño, muchas ciudades instalan pistas de hielo para el disfrute de niños y adultos. Pero esta atracción tan divertida, que ayuda a quemar las calorías de los dulces de Navidad y a pasar grandes momentos en familia, también puede ocasionar golpes y magulladuras si no se tiene cierta precaución.

“Se debe tener cuidado con las caídas sobre el hielo y con los resbalones que son los que, de manera general, provocan roturas o distensiones de ligamentos de rodilla, tobillo o pulgares, además de contusiones, quemaduras y heridas abiertas por traumatismos directos”, señalan los especialistas de Itramed, clínica de medicina regenerativa y traumatología ubicada en Logroño (norte de España).

En cuanto al esquí, indican que suele causar, sobre todo, lesiones de rodilla, tanto de ligamentos como de menisco, esguince en el pulgar, diversas fracturas en las extremidades, así como contusiones y heridas debido a las caídas.

Además, el tipo de nieve y la climatología condicionan la gravedad de los accidentes y sus consecuencias. De hecho, la nieve dura y el hielo son los más peligrosos.

Por su parte, los accidentes de snowboard, un deporte que cada vez tiene más seguidores, suelen ocasionar, aparte de lesiones de rodilla, lesiones en las extremidades superiores, en la espalda, fracturas de muñeca y clavícula, luxaciones de hombro y contusiones en la cabeza.

CONSEJOS PARA LOS DEPORTES DE INVIERNO

Para tratar de prevenir estos contratiempos y disfrutar de los deportes de invierno, es necesario tener en cuenta varios consejos.

El primero, en el que insisten los traumatólogos y especialistas en medicina deportiva, es la preparación física.

“Aunque a simple vista parezca sencillo dejarse caer por una pendiente con una tabla de snowboard o con unos esquís, estos deportes necesitan una preparación física adecuada, con una buena tonificación muscular, sobre todo de la musculatura abdominal, pélvica y de miembros inferiores, según el deporte y la exigencia. De ahí que la mayoría de lesiones graves se den en gente con escasa preparación física”, expresa Juan José López Martínez, traumatólogo deportivo y miembro de la Unidad de Ortopedia Infantil del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia (sureste de España).

Antes de empezar una jornada deportiva en la nieve, es importante calentar. “En invierno, con el frío, los músculos y tendones se contraen. Un comienzo de la actividad sin calentamiento previo puede provocar sobrecargas o lesiones innecesarias. Además, hay que parar cuando se está cansado o dolorido”, subrayan los expertos de Itramed.

Estos especialistas destacan la importancia de la alimentación. “Los alimentos ricos en carbohidratos como la pasta, el arroz y los cereales favorecen la concentración y la resistencia muscular. Lo mejor es empezar el día con un buen desayuno y luego proporcionar vitaminas al cuerpo con una ración de fruta o de frutos secos a media mañana”, indican.

Asimismo, recuerdan la necesidad de hidratarse. “En comparación con los deportes de verano, cuando se practica esquí o snowboard no se siente tanta sed, pero es fundamental beber agua o algún líquido caliente antes, durante y después de practicar deportes de invierno. Hay que evitar el consumo de alcohol, ya que reduce los reflejos y puede favorecer una hipotermia”, manifiestan.

En este sentido, el doctor López Martínez comenta que es común ir a la nieve con amigos, salir de fiesta por la noche y esquiar al día siguiente sin apenas descansar y tras haber tomado alcohol.

“El cansancio y la deshidratación, tras una noche de juerga, pueden ser el origen de lesiones de tipo muscular (roturas fibrilares) o bien pueden hacernos perder la coordinación adecuada y así sufrir lesiones más graves”, apunta.

El traumatólogo también recuerda la importancia de llevar un buen material deportivo, es decir, “botas adecuadas con ajustes correctos, ropa cómoda impermeable y transpirable, casco y gafas de sol homologadas, incluso en días nublados. Un buen asesoramiento es esencial en lo relativo al material y este debe ser revisado ante cambios de peso, altura o exigencia deportiva”.

Además, es necesario proteger las zonas expuestas con una crema con factor de protección solar alto ya que “la nieve refleja hasta el 80% de la radiación solar”, señalan los especialistas de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). En comparación, “la arena refleja un 20% de la radiación, el agua un 5% y el asfalto un 2%”, detallan.

A la hora de practicar deportes de nieve, conocer la técnica es fundamental para evitar lesiones. En este sentido, el doctor López Martínez aconseja “ponerse en manos de profesionales titulados que nos enseñen todo lo necesario”.

De igual modo, el traumatólogo recomienda evitar las locuras. “Saltos desde mucha altura, pistas excesivamente exigentes para nuestro nivel o amigos que esquían mejor que nosotros y nos estimulan a seguirles son motivos habituales de llanto en las salas de urgencias”, comenta.

No obstante, con preparación, prudencia y sentido común es posible disfrutar de unas agradables jornadas en la nieve sin tener que lamentar accidentes de importancia.

También se puede aprovechar estos días festivos para realizar actividades menos exigentes físicamente en las que puedan participar más miembros de la familia, por ejemplo, las personas mayores.

Así, por ejemplo, salir a caminar al campo o a un parque es una distracción entretenida y a la vez saludable. “Caminar, montar en bicicleta, practicar deportes, participar en actividades recreativas y juegos son actividades físicas que se pueden realizar con cualquier nivel de capacidad y para disfrute de todos”, apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Se ha demostrado que la actividad física regular ayuda a prevenir y controlar las enfermedades no transmisibles, como las patologías cardiacas, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y varios tipos de cáncer. También ayuda a prevenir la hipertensión y a mantener un peso corporal saludable. Además, puede mejorar la salud mental, la calidad de vida y el bienestar”, subraya esta entidad.