Friday, October 22, 2021

Nosotros el pueblo: Reforma Migratoria ahora

A mi manera

Juan Carlos Valderrama

Carta abierta: Al Señor Presidente de los Estados Unidos de América Joseph Robinette Biden Jr., a los miembros del Senado y de la Cámara de Representantes.

El pueblo de los Estados Unidos de América es una nación de inmigrantes, un crisol de raíces  y culturas, pluribus unum, aludiendo a que de muchos pueblos se hizo uno de razas, religiones y ancestros de lo cual emerge un solo pueblo y una sola nación. Desde la llegada del Mayflower y los peregrinos, alberga desde sus orígenes a los inmigrantes recibiéndolos desde el Ellis Island, simbólicamente bajo la estatua de la libertad. Activistas, líderes comunitarios, comunidad empresarial, sindicatos, organizaciones y asociaciones civiles, filantrópicas y sin fines de lucro, autoridades religiosas, medios de comunicación, redes sociales, ciudadanos, residentes e indocumentados reflexionamos sobre el  pasado, el presente, el futuro de la nación, su historia y sus valores.

Planteamos esta iniciativa popular bajo el proceso de Reconciliación Presupuestaria, que permite la  aprobación de una ley fiscal con la mayoría simple en las dos cámaras del Congreso, acabando con el filibustero en el Senado, elevando proyectos con sólo el voto mayoritario de 51 votos, conociendo que la presente es una oportunidad histórica, ya que los poderes ejecutivo y legislativo se encuentran hoy bajo su mayoría. El candidato a la presidencia, hoy Presidente asumió un compromiso con el pueblo, el cual fue presentar el primer día de su gobierno un proyecto de Reforma Migratoria, ley o Acta de Ciudadanía Estadounidense 2021, U.S. Citizenship Act 2021 lo cual cumplió. Ello sería positivo para el crecimiento económico a nivel financiero y fiscal, reduciéndose el déficit fiscal nacional. Ante la falta de consensos políticos y una debilidad jurídica que pudiera cuestionar o bloquear cualquier intento de reforma o amnistía, solicitamos que tome acción Señor Presidente el pueblo lo apoyará.

Los Inmigrantes presentamos diversos rostros, sueños, esperanzas, aspiraciones. Sin embargo, somos víctimas de la tragedia humana amarga de la discriminación y el racismo, vulnerables, excluidos, prisioneros de la pobreza, cuasi esclavos, amenazados permanentemente, violentados, abusados y explotados, considerados como una fuerza de trabajo esencial, mantenemos el sistema de salud funcionando, cultivando los campos y granjas, cuidando ancianos y niños. Los beneficiarios del estatus de protección temporal TPS, acción diferida para los llegados en la infancia DACA o soñadores, empleados domésticos, trabajadores calificados, de construcción, solicitantes de asilo y asilados, refugiados, desplazados, auto deportados, con una elevada disparidad de ingresos, escaso acceso a los servicios de salud, con limitado acceso a los programas sociales, sufrientes de una injusta retórica antiinmigrante, sujetos a un perfil racial, discursos xenófobos, insultos y falsedades, deportaciones masivas y cotidianas, crímenes de odio, cálculo político y negociación en las campañas electorales con promesas no cumplidas son considerados necesarios pero no bienvenidos.

Somos conscientes que el desafío histórico de los inmigrantes es el de conseguir aportar, enriquecer, hacer más plural a los Estados Unidos, con su lengua, con su sensibilidad, modos de vida, arte, religiosidad, valores, diversidad, con su cosmovisión ante la vida y el mundo, con una dimensión civilizadora propia. Y ese es su mayor potencial, no sólo cultural, sino político a largo plazo en la historia futura de América.

Solicitamos la aprobación integral de la Reforma Migratoria, como una acción de protección humanitaria, perdón, compasión y de unificación familiar, porque cada día son fundamentales los determinantes y barreras estructurales, económicas, políticas, sociales, jurídicas y morales que afectan la inmigración.

Somos americanos, juntos todo lo podemos. Justicia para todos. Dios en ti confiamos.